Latino News and Opinion

Máquina del Tiempo
Por María del Mar Villanueva   
00:00 | 11/23/09
-

Supongamos que hablamos del ciudadano X, como prototipo universal del individuo globalizado. Pues bien, el ciudadano X distribuye su tiempo de forma y manera, que cualquier sustancia que le añada a su vida, se convierte en un auténtico placebo, para ir amainando cualquier temporal que se interponga en su vida.

Un buen día, el ciudadano X, atribulado con sus quehaceres cotidianos, y a sabiendas de que el día siempre se le queda escaso, se tropezó con un curioso establecimiento. No tenía rótulo ni nada que denotase su actividad interior. Al entrar, se encontró con un no menos curioso dependiente. “¿Que vende Ud.? ”, preguntó, -tiempo-, respondió un estrafalario vendedor. ¿Tiempo?, como se puede vender tiempo, respondió el sorprendido ciudadano X”.

El dependiente señaló que él tenía lo que todo el mundo andaba buscando, -tiempo-, algo que se había convertido en un bien el alza y hasta cierto punto escaso, y le señaló con voz grave y profunda, que éste no sería útil, si era utilizado para perderlo, ni tampoco para hacérselo perder a los demás, aunque tampoco tendría demasiada valía, si la búsqueda de su uso, le hiciese perder la cabeza.

Tras este razonamiento, le preguntó cuanto tiempo quería comprar, a lo que el ciudadano X respondió que con una hora y veinte minutos tendría suficiente, por ahora. Un prolongado silencio dio a entender que un por qué era demasiado evidente, a juzgar por su semblante circunspecto.

El ciudadano X volvió a verse las caras con su proveedor, pero esta vez entró con prisa y algo sofocado. Sabía que en aquel pequeño local pondría remedio a todos sus males, y por ello no dudó en comprar el doble de tiempo. Al preguntar su particular agente de tiempo en que lo invertiría, el ciudadano X respondió que debía cerrar un importante acuerdo, dejando entrever un cierto nerviosismo y ansiedad inexistente en su primera entrevista, por aquella repentina búsqueda, de la que creía ser el único beneficiario en el mundo.

El propietario no se sintió reconfortado con aquella visión, que lejos de aliviar problemas, los había agravado, al intuir que su cliente estaba consumiendo su tiempo de manera totalmente temeraria. “No estoy aquí para decirle en que debe asignar su tiempo”, pero le recuerdo, que está adquiriendo la joya de la corona, de modo que debería ser más consciente con lo que tiene entre manos.

Esta bien, recordaré sus palabras, pero ahora por favor, necesito que ingrese en mi cuenta las dos horas y cuarenta minutos que le he pedido, señaló el ciudadano X. Aquí las tiene, ya están en su cuenta, y espero que sepa hacer un buen uso de ello, replicó el propietario. Las visitas a aquel singular comercio se fueron sucediendo con cada vez una mayor asiduidad, consumiendo cuotas desmesuradas de tiempo, con la sensación de poseer algo clandestino que le hacía vivir por encima de los demás.

Pasaron meses de frenéticas idas y venidas, engullendo tiempo de manera encubierta. El ciudadano X volvió a aquel establecimiento, su rostro reflejaba un cansancio acumulado, producido por aquella sobredosis de tiempo que no era capaz de administrar. ¿Que quiere esta vez?, le preguntó el propietario, más tiempo, -respondió-. ¿Cuánto?, con 23 horas será suficiente, porque ahora voy a invertirlas de otra manera. ¿está seguro?, respondió su agente, porque hasta ahora, en la manera que lo ha empleado, no le aportado la menor satisfacción. Estoy muy cansado de no poder llegar a ninguna parte, eso me ha agotado, y si he trabajado con más denuedo que nadie, creo que nunca busqué la manera de ser feliz, respondió el ciudadano X.

Quizás no será suficiente tiempo, pero al menos, dispondré de él para saber que hacer con el resto de mi vida. Necesito saber distinguir su verdadero significado. No quiero continuar siendo el gris ciudadano X. No sabe cuanto me alegra oírle hablar así, respondió su interlocutor, pero tendrá que volver mañana en busca de su tiempo, por ello, tendrá que darle un respiro a su impaciencia.

Al día siguiente, el ciudadano X, invadido por la ilusión y el nerviosismo, se encaminó hacia su “dorado” particular. Su sorpresa fue mayúscula al encontrar un vació, donde días y meses atrás estaba su panacea. En aquel momento, no era capaz de interpretar su realidad. Estaba confundido y aturdido consigo mismo. Se sentó en la acera por donde tantas veces había caminado, y tras pensar y pensar y pensar, llego a la conclusión de que su realidad, era la misma que la del resto de los mortales, solo disponía de 24 horas al día para intentar ser feliz, ni un minuto más, ni un minuto menos.

 

Hits: 10675
6 Comentarios
Votos: +1
buen artículo
Escrito por Mª Angustias Aguilar, noviembre 24, 2009
Me encanta tu estilo, esta página para mi ha sido un descubrimiento. Felicidades y sigue escribiendo así, me encantaría si algún día publicas un libro. Dejo caer la idea, creo que hay mateia prima. Un saludo.
Reportar abuso
Votos: +1
Me ha gustado
Escrito por Isabel, noviembre 24, 2009
Me ha gustado, este artículo, da tema para pensar. Hoy vivimos con mucho stress y apurados por el tiempo contínuamente. Tantas veces no sabemos aprovecharlo en lo que realmente nos construye como seres humanos. Gracias ojalá mucha gente lo lea y pueda reflexionar sobre ello.
Reportar abuso
Votos: +1
generosidad
Escrito por Carmela, noviembre 24, 2009
Tú sabes que eres un filón pero hace falta que te lo creas.No dejes de escribir.Tus artículos enganchan porque te salen del corazón y sobre todo porque crees en lo que dices.Un beso.
Reportar abuso
Votos: +0
Great writer!!!!
Escrito por Denise, noviembre 25, 2009
I enjoyed Maria del Mar's Blog. She has a way with words. Does she have any books written???
Reportar abuso
Votos: +0
Enhorabuena por la publicaíon
Escrito por Teresa, noviembre 25, 2009
He leído este artículo y me ha gustado mucho, invita a la reflexión en estos monmentos en los que se vive tan deprisa.
Me gustaría mucho seguir encontrando artículos de este estilo y conocer más publicaciones de esta escritora.
ME ENCANTA!!!
Reportar abuso
Votos: +1
quiero una maquina del tiempo ya es una emergencia
Escrito por manuel alberto, diciembre 14, 2009
necesito una maquina del tiempo ya es una emergencia necesito viajar al pasado cuando naci para borrar las 4 veces que repeti de grado 2do nivel de prescolar 2do y 3er grado de primaria y por ultimo 9no grado de bachirerarto y haci haberme graduado de bachiller en el 2005 en lugar del horrible 2009 ya que en el 2005 pude disfrutar mas vhabian cosas en la television todo era mas divertido aqui bachiller en el 2009 a sido terrible no hay nada en television ploblemas familiares peleas insultos etc por eso quiero quiero que me digan como construir una maquina del tiempo ya o que me den algunas instrucciones sencillas para construirla por favor ayudenme esto es una catastrofe se me acaba el tiempo necesito mi maquina del tiempo para recuperar el tiempo que perdi lo que es mio lo que me pertenece no sean malos por favor solo soy un pobre niño que lo rasparon 4 veces y se graduo de bachiller con 20 años en el 2009 4 años mas tarde de lo planeado si construyo la maquina del tiempo podre borrar las cosas malas y cumplir mi sueño de graduarme de bachiller en el 2005 en lugar del horrible 2009 ya que en el 2009 tengo conflitos familiares me gradue con 20 de años de bachiller y eso no es normal lo normal es alos 16 espero que responda mi mensaje por favor yo estare ultra pendiente esto es una emergencia ultra grave espero respuestas pronto bye chao por favor necesito sus respuestas es importante es urgente obligatorio
Reportar abuso
Su opinión es importante. Escríbala aquí.
This content has been locked. You can no longer post any comment.

busy
 

videos

pontealdia.com en facebookpontealdia.com en twitter