Latino News and Opinion

Mercado laboral de P. Rico listo para expandirse
Por EFE   
08:19 | 07/02/12
-

El Banco de la Reserva Federal en Nueva York reclama un cambio profundo en el mercado laboral de Puerto Rico como vía para reducir el alto desempleo y el bajo porcentaje de población activa, dos de los problemas que lastran la economía de la isla caribeña desde 2005.

El presidente del Banco de la Reserva Federal en Nueva York, William Dudley, el viernes pasado dio a conocer durante la Convención Anual de la Cámara de Comercio de Puerto Rico el "Informe de la competitividad de la economía de Puerto Rico", en el que se recoge una serie de recomendaciones para la mejora de la actividad económica local.

El informe destaca que Puerto Rico cuenta con una población preparada y con lazos económicos con Estados Unidos que favorecen un potencial crecimiento, pero, al mismo tiempo, alerta de que persiste una alto desempleo y una población activa de las más bajas del mundo que impiden un crecimiento sostenido.

La entidad subraya también que, en comparación con el resto de Estados Unidos, el estado libre asociado cuenta con un elevado número de personas con baja cualificación.

Además, destaca que otro de los problemas que sufre la economía local es la burocracia que persiste para poner en marcha un negocio, con innumerables regulaciones, en un territorio que, añade, cuenta con un pobre sistema de infraestructuras de transporte y elevadas tarifas energéticas.

La debilidad del sistema bancario local, según el informe, es causa de una oferta de crédito escasa que perjudica la iniciativa empresarial.

El Banco de la Reserva Federal en Nueva York entiende que la alta dependencia de las empresas farmacéuticas que desde hace décadas están instaladas en Puerto Rico han provocado una especialización sin alternativas ahora que muchas de estas compañías abandonan la isla.

Tras exponer las debilidades de una economía debilitada por años de estancamiento, el Banco de la Reserva Federal en Nueva York propone cuatro medidas que entiende pueden ayudar a enderezar el panorama actual.

Reducir las barreras a la creación de empleo y favorecer una mayor participación laboral es el primer punto que deben atender las autoridades locales, destaca la entidad neoyorquina.

Para conseguir ese objetivo, se propone aplicar salarios por debajo del mínimo federal para jóvenes de menos de 25 años, aunque con el paso de los años se podrían superar esa cifra una vez que esos trabajadores alcanzaran mayores destrezas y capacitación.

La segunda recomendación es apostar por una reforma de la industria energética local, que asegura el informe es esencial para la economía de la isla caribeña.

Propone una supervisión del monopolio local, la Autoridad de la Energía Eléctrica, para proteger a los consumidores y mejorar la eficiencia del sistema en general.

La tercera sugerencia es la reducción de la burocracia a la hora de poner en marcha nuevos negocios.

En este apartado incluye eximir a Puerto Rico de cumplir con las disposiciones de la ley de cabotaje que obligan a la isla a usar la marina mercante estadounidense, tal y como establece la Ley Jones.

El informe apunta que se podría terminar, por ejemplo por un periodo de cinco años, con el cumplimiento de esa norma para comprobar si es verdad como dicen algunos analistas que esa ley estrangula la economía y el comercio de Puerto Rico.

La última recomendación es la colaboración entre las universidades y centros superiores de educación de la isla y el sector privado en el objetivo de que Puerto Rico entre de lleno en la economía del conocimiento.

El informe concluye que Puerto Rico, a pesar de todos sus problemas, tiene capacidad de crecimiento a largo plazo y que se han registrado leves síntomas de recuperación en los últimos meses.

El mercado de trabajo se ha resentido en estos años y desde 2005 se han perdido cerca de 140.000 empleos, resalta el estudio, que subraya además que el 15 por ciento de desempleo que registra actualmente la isla es una cifra inaceptable.

También repasa la situación de la economía estadounidense, en proceso de recuperación de la crisis inmobiliaria y financiera.

Dice que los estadounidenses han reducido el consumo y que el flujo del crédito es lento, en especial en la concesión de préstamos para la adquisición de viviendas.

La crisis del Viejo Continente ralentiza el crecimiento de la eurozona y eso afecta al consumo y la confianza empresarial en Estados Unidos, según un informe que resalta la fuerte interconexión económica entre las dos orillas del Atlántico.

 

Hits: 908
0 Comentarios
Su opinión es importante. Escríbala aquí.
This content has been locked. You can no longer post any comment.

busy
 

videos

pontealdia.com en facebookpontealdia.com en twitter