Conectados, pero sin aprender

[Sin etiquetar] 
-

Mientras Estados Unidos actúa para cerrar la brecha digital ayudando a equipar con computadoras, laptops, tabletas y iPods hasta a las escuelas más pobres, consideremos el inicio de una nueva división que no se basa en la tecnología, sino en la falta de capacidad para utilizarla de manera significativa. 

Pensé en eso cuando mi hijo de 13 años me pidió permiso para instalar una “mod” —es decir, una “modificación”— en la computadora de la familia, a fin de optimizar un juego de video de la web. 

Él me explicó lo simple que sería abrir el registro de la computadora, realizar una serie de instalaciones arrastrando y colocando, modificar archivos ejecutables, etc.

Como muchos otros estudiantes de las escuelas públicas del país, mi hijo es un perito en instalar juegos de video en computadoras y aplicaciones en teléfonos inteligentes, aprender los mejores códigos de “trampas” para sus juegos favoritos de Xbox y descargar música y videos en su computadora portátil. 

Pero operaciones importantes para realizar una búsqueda en Internet a fin de aprender y verificar datos, para utilizar un programa del procesador de textos y corregir trabajos de investigación, para organizar y filtrar datos en una hoja de cálculos, para crear un sistema de archivos para documentos o para adjuntar archivos a un mensaje electrónico, le son totalmente desconocidas. 

Seguro, es un niño inteligente, pero ésas son habilidades que muy pocas veces se enseñan directamente en la escuela. Los cursos para utilizar procesadores de texto y hojas de cálculo, dependiendo de cada escuela secundaria en particular, son optativos o no existen. 

Así pues, lo que tenemos es una superabundancia de funcionarios escolares y especialistas educativos que piensan que la tecnología salvará la educación, y acosan a los estudiantes con aparatos y software educativos diseñados para lograr que aprendan mientras se entretienen. Pero el sistema educativo está haciendo demasiado poco para inculcar en los estudiantes el tipo de habilidades básicas de computación y conceptos electrónicos de trabajo, que son los que más les ayudarán en la universidad o en empleos semi-especializados. 

Podría parecer que los muchachos actuales son expertos en tecnología, pero las conversaciones con mis amigos maestros y familiares pintan un cuadro de estudiantes que no pueden diferenciar entre un blog de opinión y una fuente fidedigna de noticias, estudiantes que no saben escribir adecuadamente en teclados normales y que pierden su trabajo constantemente porque no saben como guardar los archivos correctamente en su red escolar.  

Lamentablemente, la gente en general equipara la participación en línea o las actividades posibilitadas por la tecnología con conocimientos o destrezas técnicas reales, aún cuando la mayoría de las redes de medios sociales, tecnología e interfaces para consumidores están creadas para que su uso sea lo más simple posible. Este hecho es la causa de que personas con buenas intenciones crean erróneamente que el aprendizaje y los materiales sobre la base de juegos prepararán a los estudiantes para satisfacer las necesidades de nuestra pujante economía tecnológica. 

La realidad es mucho más aburrida: necesitamos una serie de estándares nacionales para guiar a las escuelas, a fin de que puedan ofrecer aún a los estudiantes instrucción directa sobre los fundamentos de las búsquedas en Internet y del correo electrónico, procesador de textos, hojas de cálculos y presentaciones, que se han convertido en la norma del trabajo no-manual. 

No es tan emocionante como los juegos de video para practicar diversas destrezas de matemáticas, pero es mucho más importante para asegurar que nuestros estudiantes se den cuenta del pleno potencial de toda la tecnología.

 

Hits: 1343
0 Comentarios
Su opinión es importante. Escríbala aquí.

Decálogo del comentarista responsable de pontealdia.com

El derecho constitucional nuestro y de nuestros lectores a la libre expresión es irrenunciable. No obstante, son inadmisibles los comentarios que contengan:

1. Lenguaje vulgar, obsceno u ofensivo 6. Retórica de odio
2. Ataques personales 7. Comentarios racistas, sexistas o contra minoría
3. Mensajes que inciten a la violencia 8. Publicidad
4. Textos amenazantes 9. Basura
5. Acusaciones sin fundamento (calumnias) 10. Gritos (SOLO MAYÚSCULAS)

busy