Cuando la tristeza es un insulto

[Sin etiquetar] 
-

¿Dónde pesa más el olvido?  ¿En la historia o en el individuo?  El olvido pesa, en la una, como una cicatriz que volverá a ser herida y en el otro, como una raíz que nunca abrazó la tierra y por esto ni la entiende ni se entiende.

Los nombres que la historia abraza, son bustos huecos de yeso, y se parecen a las miradas yermas de los niños de las épocas, hijos de traumas y vacíos.  

Hace pocos meses se lanzó un ataque súbito contra una conocida política estadounidense que costó la vida a otras seis personas, entre ellas una niña de nueve años.   Varias escuelas y campus universitarios han sido testigos de matanzas aleatorias irracionales, con similar modus operandi.      ¿los culpables?  Gente enferma…  desquiciada...  supuestamente.

¿Es éste absurdo distinto del que evoca una guerra, cuando las víctimas inocentes son las más?   ¿Se diferencia de los caídos en la lucha por la “libertad”?  Los mares de gente, embravecidos, buscando reivindicaciones sociales y justicia, reprimidos y acosados, son expresión también de una ira que no puede contenerse.   En la ira, aún argumentada, no media siempre la cordura y menos la justicia.  Y los estrategas  de estas lides,  defendiendo sus causas nacionalistas, ¿qué excusa tienen para ingeniar la crueldad de la tortura, la matanza descabellada? ¿toman xanax, paxil?     ¿por qué a ellos los consideramos héroes?

Nuestro idílico cosmos, cada vez más progresista, humanista, en el que hemos aprendido tanto, es cada vez menos coherente y menos vivible.   Los derechos elementales tienen que defenderse como los lobos defienden un pedazo de carne cruda.  Nunca antes en la historia hemos comprendido más nuestro entorno,  sin embargo, seguimos atropellando y siendo atropellados.

Nos enzarzamos en guerras que nos parecen servir causas “superiores”  como si la vida de las personas, que se estiman descartables, se pudiera cuantificar.  ¿Cuál es la excusa entonces?  ¿Una enfermedad mental o una deformidad moral a la que los tolerantes de nuestro tiempo se rehúsan en calificar como lo que es?  Esta deformidad moral no es otra cosa que crasa maldad.

 

¡Qué curioso!  Nosotros los ecologistas, los que creemos en preservar la vida…  conviviendo con monstruos y haciéndoles monumentos.

No tengo que decir cuánto me duelen los niños que esta violencia desgarra.  Los niños que se esconden en los ojos de los envejecidos, los que siguen simulando que no se cansan, que bien vienen la siguiente mañana.

Esa violencia que quiere imponerse con su mordaza de sangre no me asusta, me repugna.

En defensa de los tristes, para quienes su tristeza es un estigma, para los que cargan su tristeza como un insulto, para ellos que combaten la adversidad, los capaces de compartir y ensanchar sus almas heridas… no es en vano, ni es inútil.

Me consuela, me fortalece. 

 

Hits: 1579
4 Comentarios
Votos: +4
No seamos parte de tanta crueldad
Escrito por Petita, febrero 27, 2011
Muy bien dicho, prácticamente respiramos maldad. Es mejor estar alerta y permanecer neutrales en este mundo lleno de iniquidad, ciertamente no queremos ser culpables de más derramamiento de sangre.
Reportar abuso
Votos: +2
Los insultos van llegando al final.
Escrito por Segundo Sombra, febrero 28, 2011
Sociedades que producen monstruos,enfermos o no, no se pueden sostener. Lo grave es cuando estos seres infernales se encaraman en el poder politico. Alli es el comienzo del fin. Excelente reflexion Denise.
Reportar abuso
Votos: +2
Piedras sin corazón
Escrito por Leonor, marzo 02, 2011
"Si quieres sentir, el placer de destruir" rezaba el canto de entrenamientos militares, con los cuales "motivar" a hacer de corazones, piedras, de humanos, animales, que, en todo campo, no solo en el militar, destruyen por placer, por escupir su rabia sin compasión alguna.


Reportar abuso
Votos: +2
Cuando la tristeza es un insulto
Escrito por Patricio Maldonado, marzo 04, 2011
Una nueva y desgarradora denuncia de Denise acerca de una humanidad cada día menos humana y más cruel. Hay que seguir poniendo el dedo en la llaga sobre este y otyros temas que dejan muy mal parada a nuestra especie.
Reportar abuso
Su opinión es importante. Escríbala aquí.

Decálogo del comentarista responsable de pontealdia.com

El derecho constitucional nuestro y de nuestros lectores a la libre expresión es irrenunciable. No obstante, son inadmisibles los comentarios que contengan:

1. Lenguaje vulgar, obsceno u ofensivo 6. Retórica de odio
2. Ataques personales 7. Comentarios racistas, sexistas o contra minoría
3. Mensajes que inciten a la violencia 8. Publicidad
4. Textos amenazantes 9. Basura
5. Acusaciones sin fundamento (calumnias) 10. Gritos (SOLO MAYÚSCULAS)

busy