Crimen contra Guatemala: Perdón, vida de mi vida

[Sin etiquetar] 
-

En  octubre del año pasado, Estados Unidos pidió disculpas a Guatemala por inocular  a presos y enfermos mentales con enfermedades venéreas entre 1946 y 1948.   Disculpas… ajá.

Y el año pasado fue como siempre, objeto de buenos augurios en sus comienzos, de esperanzas y a la par, de crímenes innombrables.  No sé que es peor:  si el crimen cometido décadas atrás o estas disculpas entre comillas,  como mal paliativo para los procesos espantosos que se desataron en la vida de personas a las que arbitrariamente  se consideró indignas hasta de conocer sus opciones, de sus familias, del propio país donde quién sabe hasta qué punto, y desde qué conceptos, se podía atender las implicaciones hasta económicas de esa crisis provocada deliberadamente.   Estas disculpas son una bofetada humillante.  Sesenta años antes, los mandos que hacen el gesto de horrorizarse, ni habían nacido… ¿atenuante?

No remedian nada, no vuelven atrás el tiempo.  No curan siquiera los enredos diplomáticos, paliativos también, entre comillas, a la hora de resolver problemas de fondo. 

Históricamente las disculpas llegan siempre muy tarde, si acaso demuestran que no se puede ocultar indefinidamente la verdad.  Ésta, como dice la sentencia bíblica, siempre sale a luz.   Y las mentadas disculpas, tan cacareadas, siempre se hacen cuando ya el cuerpo del delito apesta y no puede camuflarse con ningún ardid.

Todos los días ignoramos las noticias perniciosas de abuso de menores, maltrato de género, etnocidios, etc., porque los medios no hacen otra cosa que repetir lugares comunes.   Y cerramos los ojos nuevamente porque hay que seguir con la vida, con el trabajo, yendo a comprar la leche con carros bomba a punto de estallar, como en algunos lugares asolados por el terror,  y fuera ése el único medio ambiente.

Pedir perdón no es solo hacer  acto de contrición, se hace para remediar en lo posible el daño cometido .  Media la conciencia honesta.  La mirada hacia adentro en la que no se elude el alcance de las consecuencias.   Se reconoce,  no porque lo hayan descubierto terceros y no quede alternativa, sino porque la conciencia se ha despertado, porque hay intención y trabajo de cambio real, de compensación a las víctimas, de promesa de que el atropello no se repetirá.   El perdón real requiere verdadera conciencia social y coraje.

La historia humana como sistema, no evidencia que seamos capaces de “volvernos”…    los nazis hicieron experimentos médicos  y lo vemos como parte del carácter de una idiosincrasia abominable y vergonzosa, pero luego lo hacen otros que creen en el  respeto por la autodeterminación de los pueblos y este es el colmo de la hipocresía.

Sin embargo, a título individual no solo podemos hacernos responsables de nuestros actos sino que debemos.  El sicópata bloquea la conciencia, si no, no sería un sicópata.  Lamentablemente en nuestro mundo, aunque no queramos admitirlo, la “sicopatía” moral está profundamente arraigada en el sistema.  En buena hora, son muchos los seres humanos conscientes que convierten en un deber personal, el que no lo seamos como individuos. 

 

Hits: 3298
8 Comentarios
Votos: +3
Disculpas tardias
Escrito por Segundo Sombra, enero 23, 2011
Como dice Denise:"hacernos responsables de nuestroas actos.." no es la costumbre. Disculpas tardias y cobardia; son sinonimos. Excelente!!
Reportar abuso
Votos: +2
...
Escrito por Karola Sánchez, enero 24, 2011
Muy buen títuto y muy acertado el comentario que menciona acerca de que todo sale a luz, y como vemos todo es verdad al momento de describir lo sucedido en Guatemala.
Reportar abuso
Votos: +3
Felicitaciones
Escrito por Rainy, enero 24, 2011
Denise, te felicito. Tienes el don de captar lo que sucede y expresarlo de forma que cala hondo en nuestras mentes y corazones.
Reportar abuso
Votos: +2
...
Escrito por Rainy, enero 24, 2011
De acuerdo con el diccionario de la Lengua Española, Hipocresía significa: Fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan.
Reportar abuso
Votos: +4
...
Escrito por Rainy, enero 24, 2011
Recuerdo un texto de la Biblia, Isaías 5:20 "¡Ay de los que dicen que lo bueno es malo y lo malo es bueno, los que ponen oscuridad por luz y luz por oscuridad, los que ponen amargo por dulce y dulce por amargo!". Una vez más has puesto el dedo en la llaga.
Reportar abuso
Votos: +2
Disculpas aceptadas?
Escrito por Rebeca Charpentier, enero 26, 2011
Las disculpas deben llegar oportunamente no cuando el cuerpo del delito apesta y como no lo pueden ocultar más, ahí si aparecen los valientes a darse de golpes en el pecho aceptando culpas. A los agraviados al menos les quedará algún consuelo? algo tal vez...aunque quizás sentirán más rabia.
Reportar abuso
Votos: +2
NO SE QUEDARÁ ASÍ
Escrito por Borges, enero 28, 2011
Dudo mucho que esto quede impune. Ya oiremos de las demandas penales de los guatemaltecos interpuestas en contra de estos agresores, porque lo que han hecho bien puede ser considerado un crimen de lesa humanidad.
Reportar abuso
Votos: +2
CRIMEN CONTRA GUATEMALA - PERDÓN VIDA DE MI VIDA
Escrito por Patricio Maldonado, febrero 04, 2011
Un valeroso e informado artículo que desnuda una doble moral que es inaceptable cuando de verdad queremos vivir en libertad y en democracia. Felicitaciones Denise.
Reportar abuso
Su opinión es importante. Escríbala aquí.

Decálogo del comentarista responsable de pontealdia.com

El derecho constitucional nuestro y de nuestros lectores a la libre expresión es irrenunciable. No obstante, son inadmisibles los comentarios que contengan:

1. Lenguaje vulgar, obsceno u ofensivo 6. Retórica de odio
2. Ataques personales 7. Comentarios racistas, sexistas o contra minoría
3. Mensajes que inciten a la violencia 8. Publicidad
4. Textos amenazantes 9. Basura
5. Acusaciones sin fundamento (calumnias) 10. Gritos (SOLO MAYÚSCULAS)

busy