Latino News and Opinion

AL DIA Café

De niñas

Enviado por Denise Maldonado - mar 28, 2011

¡En el baño horas de horas!  ¿Qué tanto hacía allí, cuando lo debió limpiar en la mitad del tiempo?  Pero yo sí lo sabía:   Elizabeth abría con sus manos magulladas de niña a su aire,  la cortinita amarilla del pequeño ventanal para mirar la casa del frente...  todo le parecía maravilloso desde allí, desde el otro lado de las cosas: otras manos, unas contratadas para limpiar el baño, un jardín bien recortado donde esconderse, y pollo frito para el almuerzo.

Los gritos más profundos, las heridas más hondas, son exhalaciones inmundas de parajes desolados.  Lo que no desgarramos nosotros, lo rompe el planeta indignado, lo pagan los inocentes, los despojados.

En prosa y verso: Al Maestro

Enviado por Denise Maldonado - mar 05, 2011

A un ser que nada sabía, preguntáronle:  ¿Qué es un maestro?  y el ignorante dijo con la voz clara y sonora:   "Es aquel que en cada palabra, en cada verso, comparte el secreto de la vida."

¿Dónde pesa más el olvido?  ¿En la historia o en el individuo?  El olvido pesa, en la una, como una cicatriz que volverá a ser herida y en el otro, como una raíz que nunca abrazó la tierra y por esto ni la entiende ni se entiende.

Anecdotario: Déjame!

Enviado por Denise Maldonado - feb 19, 2011

Es en forma circular: un punto, un segundo.  Un mundo disminuido que cruje como el granizo, como las escarchas.   Acaso en medio de lo negro y caliente, luciérnaga malherida, derramaste tus fulgores en sangre.

Uno de los terrores monstruosos que me llevaba por delante, es que los otros, las caras circunvecinas quisieran en la mía mirarse para saber que estaban.  Eso me horrorizaba y curiosamente, ahora, el miedo irrevocable era que yo me quisiera ver en algún charco de agua para saber que era yo quien estaba.

En  octubre del año pasado, Estados Unidos pidió disculpas a Guatemala por inocular  a presos y enfermos mentales con enfermedades venéreas entre 1946 y 1948.   Disculpas… ajá.

Se nos caen los pájaros del cielo… congelados los corazones, latiendo sus pulsos finales.  Caen precipitadamente y llegan enteros a tierra, enteros por fuera…  quebrados en el tuétano, las respiraciones postreras a la inconciencia.

Recordé al autor de Platero para escribirte este pedacito de esperanza y para plasmar en el papel, como un tallado duro e incorruptible, la sinceridad de mi sentimiento...

Literarios: Amor a lo gato

Enviado por Denise Maldonado - dic 24, 2010

¡Moka! ¡Mooookaaa!  ¡No!  El gatito de vetas irregulares, marmoladas y mirada celeste, tiene un guiño en la expresión.  Se ha colgado de la cortina nueva, ha saltado por encima de la mesa de centro tirando unos cuantos adornos y asustando horriblemente a la orquídea nueva…

<< Inicio < Anterior 1 2 Siguiente > Final >>