Literarios: Amor a lo gato

[Sin etiquetar] 
-

¡Moka! ¡Mooookaaa!  ¡No!  El gatito de vetas irregulares, marmoladas y mirada celeste, tiene un guiño en la expresión.  Se ha colgado de la cortina nueva, ha saltado por encima de la mesa de centro tirando unos cuantos adornos y asustando horriblemente a la orquídea nueva…

Sonríe el gatito con sus ojos caídos de coquetería.  Viene a ver por qué no me muevo hoy.  Gorjea aguda y melodiosamente muy cerca de mis manos.  El no ronronea mucho que digamos.  Es de placeres discretos y correrías locas.  Es de chanzas y de golpes raudos.  Pretende que es un puma, un león… un guapo al acecho.  Muestra con orgullo el pechito blanco un minuto antes de rodarse al sol en medio de la cama de tierra suelta que hay a la vera del jardín.

Me contesta con susurros desdeñosos cuando le reclamo algo: si no me hace caso,  si no se deja agarrar y mimar a la fuerza (como el hermano de Mafalda con la tia gordinflona),si mira con  demasiada atención a una polilla confundida…  Entra Blue, la perra vieja y enorme y la saluda con mucho protocolo y ceremonia.  ¡Cuándo se ha visto etiqueta tan tierna!  Blue se tira pesadamente en la alfombra y Moka le limpia las orejas.  Es un gato perro o es Blue,  la perra felina.

Cuando el pecho me pesa, cuando me siento vacía de todas las cosas y ventajas…  me consuela ver a Moka, sentado solidariamente a alguna distancia.  Tiene un gesto mimoso, ladea la carita, pegándola al espaldar del sofá y estira hacia mí, su manita abierta, uñas sin aflorar.  Me acerco y chasquea el bigote complacido, girando la cabecita como invitándome a seguirlo en un viaje surreal, lleno de sonidos buenos y de colores.

No tiene mucha confianza en la refrigeradora nueva pero veo que extraña el poder como antes, desde las partes altas de la que vendimos, asaltarme por arriba o tirarme algo observando muy atento y muy orondo mi reacción.  Él firma sus travesuras con mucho orgullo… se siente un artista.

¡Moooka!  Mokasito, Mocoso, mi Moki…  gato barrraato: así le canto… un espíritu libre pero encadenado al que no le gusta estar solo.  Me voy y dejo prendida la radio pero él me mira con sarcasmo, resentido, y más tarde, me encuentro por todo el  piso, medias enroscadas y peluches tirados…  en medio del desórden una foto o un libro no tan pesado.  No le hace gracia correr sin rumbo entre cuatro paredes si no hay nadie que por lo menos, aparente asustarse o indignarse.

No le gusta estar solo y no lo dejo salir.  Ni quiero que mate a nadie, como una única vez, a un gorrión joven, ni quiero que me lo maten.  Me engaño pensando que entre las cuatro paredes es feliz, feliz solo por verme y darme golpes recios con su patita de algodón.

Pelea con Tommy a través de la ventana.  El perrito está loco,  pero con tolerancia Moka lo quiere.  Defiende el espaldar del sofá muy seriamente, se estira y engancha sus garras en señal de autoridad, más territorial que los perros bastante menos sociable, sin embargo no come si no estamos cerca, si no escucha nuestras voces.

Casi se nos muere una vez , de la pura pena, en la jaula de una veterinaria, cuando sin saber qué le aquejaba decidieron partirle  la panza.  Dijimos que si iba a ser así, que si su plato de agua se iba a quedar sin las caricias de su lengua lija rosa, queríamos que muriera en su casa y con nosotros, pero el olor familiar del lugar del que se adueñó, la cara de la perra que lo amamantó y nuestra devoción al tender a sus heridas, lo revivieron. 

Creí que nunca iba a ser el mismo…  que su humor no volvería pero volvió.  ¡Con cuánta facilidad y resignación nos damos por vencidos!  Y… ¡qué fortaleza sale del dolor, cuántas cosas la vida que pende de un hilo, soporta sin claudicar! 

Siempre se  me anda escapando:  de pronto, como si se saltara de la pared, sale disparado de un rincón… soy su monstruo y su presa, solo conmigo juega y conversa…  yo sé lo que maquina y él siempre me sorprende.  Le  gusta cuando canto y se me acerca mucho para ver de dónde vienen esos sonidos que lo hacen pararse de puntitas, estirar orgullosamente la cola en perfecta verticalidad y entrecerrar sus ojos almendrados y transparentes como canicas de niño.

Sabe que lo protejo y me obedece cuando aflora la brisa sospechosa en el jardín y lo llamo.  Me exige golosinas con un pseudo maullido quejumbroso.  No se parece a  un signo de interrogación y es mucho muy ajeno a las estatuas de las esfinges egipcias, pero sus carnes son más bien musculosas y elásticas.  Denso, suave y corto el pelaje.

Le he enseñado a confiar en mí.  Me preocupa que se crea el dueño del Universo, que trace sus propios agujeros negros con la imaginación, que pueda un día aventurarse más allá de la verja seducido por el aleteo de una mariposilla (amarilla, illa)  y se someta a la estupefacción de unos faros de auto que esta vez,  sí le cobren cara su arrogancia.

Lo que él me enseña…  ni gota de aburrimiento, ningún miedo para resolver acertijos.  Ni los truenos ni los rayos interrumpen su sueño, si acaso, las frecuencias de los extraños o sus tufillos.  De todas formas si en algo nos parecemos es en lo neuróticos y en cuánto nos estresan los viajes al doctor, responder preguntas impertinentes, o que alguien cuestione nuestros motivos.  No pedimos nada que los demás no quieran darnos espontáneamente ni aceptamos tampoco todas las dádivas indiscriminadamente.

Siempre me creí más identificada con el perro que con el gato, pero creo que soy más gato en lo profundo y en lo esquivo, aunque tenga la cordialidad de un can y su buena fe, porque desconfío y me oculto y a solas tengo que acicalarme y solo si el terreno es seguro me atrevo a salir.

 

Hits: 1686
4 Comentarios
Votos: +2
Mi Pesto Idioto...
Escrito por John Andrews, diciembre 24, 2010
Nombrado en el dolor de mis sueños. Se acercaba más mientras su dueña no estaba. Un amistad fortalecida, su caracter conmovido. En la incertidumbre de su dolor, se juntó conmigo en la profundidad de mi corazon... Mi Pesto Idioto.
Reportar abuso
Votos: +3
...
Escrito por Miguel Bedoya, diciembre 27, 2010
Es interesante ver como los eventos simples de la vida pueden cobrar mas fuerza, dejando ver una faceta de la psicologia humana que no nos damos tiempo, quizas por temor de hallar la verdad, para mirarla.

Un buen articluo

Miguel
California
Reportar abuso
Votos: +3
Buen tema
Escrito por Marisabel, diciembre 27, 2010
Yo lo que quisiera saber cual es su secreto para dormir sin que ni los rayos o truenos interrumpan su sueño... a mi, hoy me despertó el ruido de una podadora electrica.
Me gusta mucho la forma que escribes!
Reportar abuso
Votos: +3
saludos a Moka
Escrito por Fausto Serrano, enero 08, 2011
Buen artículo querida Denise, espero seguir disfrutando tus vivencias con el mundo que te rodea y en tu peculiar estilo..
Reportar abuso
Su opinión es importante. Escríbala aquí.

Decálogo del comentarista responsable de pontealdia.com

El derecho constitucional nuestro y de nuestros lectores a la libre expresión es irrenunciable. No obstante, son inadmisibles los comentarios que contengan:

1. Lenguaje vulgar, obsceno u ofensivo 6. Retórica de odio
2. Ataques personales 7. Comentarios racistas, sexistas o contra minoría
3. Mensajes que inciten a la violencia 8. Publicidad
4. Textos amenazantes 9. Basura
5. Acusaciones sin fundamento (calumnias) 10. Gritos (SOLO MAYÚSCULAS)

busy