Carta de un inmigrante al Republicano John Boehner

[Sin etiquetar] 
-

Querido Rep. John Boehner:

Acepte por favor las felicitaciones venidas de un inmigrante por su victoria esta semana.  Creo hablar a nombre de todos los inmigrantes cuando digo que me conmovieron sus lágrimas el Martes en la noche cuando se enteró que usted, el hijo de un barman, se convertirá en presidente de la Cámara de Representantes.

Fue un gran momento americano –del tipo que atrajo a tantos de nosotros acá, que a punta de nuestros propios esfuerzos nos superamos para aportar algo mejor a nuestras familias, y esperamos también a nuestro país –este país los Estados Unidos de Norteamérica.

Yo mismo vine como hijo adoptivo de un padrastro americano, y él provenía de su mismo estado: Ohio.  Su familia eran los Schumachers de Cincinnati, y la otra noche miraba fotos de cuando yo tenía 8 años durante una visita a la finca de maíz de mi tío Ray que quedaba fuera de la ciudad, cerca de la vieja fábrica de pianos Baldwin, en las riberas del río Ohio.  Digo “mí” tío Ray porque nos aceptaron tanto a mí como a mí madre Colombiana como parte integral de la familia, con la generosidad característica por lo que son famosos los estadounidenses.  Solo relatarlo trae lágrimas a mis ojos.

Sin embargo, hay algo que nos preocupa tanto a mí como a todos los inmigrantes, a juzgar por los resultados de la elección.  Tiene que ver con su partido.  ¿Por qué nos hacen sentir los Republicanos como si fuésemos enemigos, como sin no fuéramos americanos, como que queremos arrebatarles a ustedes su país?

Muchos Republicanos ven a la inmigración como una conspiración Demócrata para registrar más votantes.  Y sí, la mayoría de grupos inmigrantes hoy, como los irlandeses y los italianos y otros más antes que nosotros –tendemos a votar por los Demócratas, pero ello es porque los Demócratas se esfuerzan más por acercase a nosotros.

La ironía es que la mayoría de los inmigrantes son probablemente Republicanos por naturaleza.  La mayor parte favorece valores sociales conservadores y de duro trabajo.  Incluso aquellos de nosotros con poca educación, como tantos Mexicanos y Centro Americanos son emprendedores.  Creamos negocios más que los estadounidenses por nacimiento, 70 por ciento más según el índice de la Fundación Kauffman.

Mi madre manejó su propio salón de belleza en Columbus Georgia dentro de un centro comercial y en el traspatio de la casa hasta que finalmente se jubiló a la edad de 83 años.  Mi hermano es propietario de un almacén de uniformes en Tallahassee Florida;  simpatiza con el Tea Party y los dos votan por los Republicanos.

Mi hermana es una agente independiente de bienes raíces en Atlanta, y yo inicié mi propia cadena de hoy extintos periódicos en español en Texas.  Soy el único empresario fracasado de mi familia, lo cual dice algo de la habilidad de nosotros los periodistas para poder juntar dinero para la nómina.  Pero mi hermana y yo hemos votado tanto por los Republicanos como por los Demócratas.

Con todo su partido está siendo erradicado del voto inmigrante.  Usted perdió el Senado porque un impresionante 90 por ciento del voto latino en Nevada se fue por Harry Reid, 86 por ciento en California votó por Barbara Boxer, y 81 por ciento votó por Michael Bennet en Colorado según la encuestadora LatinoDecisions.

Y no se engañe que el éxito de su segunda generación de candidatos.  LatinoDecisions reportó que Marco Rubio solo obtuvo 40 por ciento del voto latino no-cubano por el senador de Florida.  En dos elecciones por la gobernación en contra de anglos, Susana Martinez solo obtuvo 38 por ciento del voto latino en New Mexico y Brian Sandoval solo logró 15 por ciento en Nevada.

Nikki Haley de Sout Carolina se sumó al Republicano Bobby Jindal en Louisiana como la segunda gobernadora indo-americana, pero los asiáticos en general, y los indo-americanos en particular, votan en su gran mayoría por los Demócratas.  Igual cosa sucede con los inmigrantes caribeños y africanos.

Medite sobre el frecuente lenguaje de odio que muchos Republicanos emplean en contra de nosotros y las medidas que promueven, tal como la imposición de cuotas, restringiendo los servicios gubernamentales y poniendo fin a la ciudadanía por nacimiento.

Una carta enviada hace dos semanas por parte de siete senadores Republicanos al Comité de lo Judicial requería un informe al Departamento de Seguridad Doméstica sobre cuánto dinero necesitaría para deportar a cada inmigrante ilegal que encuentre el gobierno, una escalada peligrosa en la campaña en contra de inmigrantes no autorizados.

Imagine la tensión en las calles de toda América si usted inicia la masiva ruptura y deportación de familias, nuestras familias y amistades.

Por ello le ruego señor Boehner, no solo por el interés particular del partido, pero en el interés de la paz nacional, que usted procure que su partido baje el tono de su retórica.  Así es, la ilegalidad tiene que terminar, y un nuevo sistema de cumplimiento debe implementarse.  Le toca ahora a usted contribuir a integrar constructivamente incluso a los inmigrantes ilegales hoy aquí de una manera tal que beneficie de la mejor manera a nuestro gran país.

( c ) Washington Post Writers Group -  Traducción AL DIA NEWS  


 

Hits: 1234
0 Comentarios
Su opinión es importante. Escríbala aquí.

Decálogo del comentarista responsable de pontealdia.com

El derecho constitucional nuestro y de nuestros lectores a la libre expresión es irrenunciable. No obstante, son inadmisibles los comentarios que contengan:

1. Lenguaje vulgar, obsceno u ofensivo 6. Retórica de odio
2. Ataques personales 7. Comentarios racistas, sexistas o contra minoría
3. Mensajes que inciten a la violencia 8. Publicidad
4. Textos amenazantes 9. Basura
5. Acusaciones sin fundamento (calumnias) 10. Gritos (SOLO MAYÚSCULAS)

busy