Den a los inmigrantes su sueño

[Sin etiquetar] 
-

Los latinos están hartos con la demora del Congreso respecto a la reforma migratoria integral.  Es hora de que el Presidente Obama y los Demócratas se fajen en esta sesión final del Congreso, y que por lo menos luchen por aprobar la DREAM Act.

Caso contrario, los Demócratas arriesgan que los latinos se alejen, se rebelen –ó ambas cosas.  Este es un riesgo y también una exigencia de ser tomados en serio por parte de los estadounidenses que mejor comprenden que el sistema de inmigración no funciona, y que esa es la razón por la que tanta gente está aquí ilegalmente.

Seguro, existen otras prioridades tales como extender recortes de impuestos  y el seguro de desempleo.  Pero siempre las habrá.  Sólo a la rueda que rechina se la aceita, y el rechinar entre los hispanos es cada vez más audible y enojado.

Obama está escuchando, en parte –diciendo luego de la reunión el pasado martes con los miembros de la junta del congreso hispano, que el actual Congreso debería aprobar el DREAM Act, permitiendo que los hijos de inmigrantes ilegales se hagan ciudadanos luego de terminar la universidad ó servir en las fuerzas armadas.  Pero debemos actuar ya; las palabras no bastan.

Desde que Obama fuera elegido, los latinos han estado esperando mientras que deportan a cientos de miles de sus hermanos y hermanas, sus madres y padres aquí presentes sin papeles –trágicamente, por cuanto estas deportaciones violan el sentido común de la humanidad y dañan la economía estadounidense en el momento equivocado.

El voto latino salvó el Senado y la costa oeste para los Demócratas, gracias a latinos saliendo a votar en cifras récord para enviar a Harry Reid de Nevada, Michael Bennet de Colorado y Barbara Boxer de California de regreso a Washington. El sentirse demonizados en el debate sobre inmigración, ó perseguidos en estados como Arizona, es lo que provocó la salida a las urnas.  Reid prometió que reintroduciría la DREAM Act en la sesión.  Ahora debe cumplir.

El esfuerzo a lo mejor fracasa, pero la iniciativa política debe ser arrebatada de la pequeña pero estridente minoría cultural conservadora y nativista que se han tomado las bases Republicanas y convertido a moderados Republicanos, al igual que a conservadores Demócratas, en cobardes políticos.

Solo una confrontación frontal cambiará la narrativa dominante que se enfoca en los inmigrantes como si fuesen una carga y una amenaza.  El beneficio político para los campeones de la reforma vendrá en el 2012.  El beneficio al país vendrá tan pronto las medidas como el DREAM Act sean aprobadas.

Los quizá 2 millones de jóvenes inmigrantes elegibles que podrían beneficiarse de la provisiones de la ley se convertirán en contribuyentes a una nación que es, en muchos casos, el único país que conocieron en su vida.  Para algunos, el inglés es el único idioma que hablan bien.

Los votantes latinos registrados favorecieron la DREAM Act en 78 por ciento en una encuesta realizada en septiembre.  Los inmigrantes y sus descendiente de Asia, África y del Caribe apoyan la reforma migratoria con igual fervor.  De hecho, los estadounidenses en general y con abrumadora mayoría apoyan algún tipo de legalización del grueso de los inmigrantes no autorizados.  Ello incluye un 56 por ciento de Republicanos en una encuesta realizada en junio por el Pew Research Center.

Muchos líderes Republicanos en privado entienden que aún cuando tendrán que satisfacer de inmediato a sus bases más estridentes, el ejemplo del fracaso de Meg Whitman y Carly Fiorina en California a consecuencia de hacer campaña  durante las primarias aporreando a los inmigrantes, retrata claramente que el partido está en la senda del suicidio hacia el futuro.  El poder del voto étnico está creciendo.

Esta es la razón por la que el representante Republicano en retiro Lincoln Díaz-Balart de Florida urgió a la presidente de la Cámara Nancy Pelosi que empuje la DREAM Act durante la sesión de salida del Congreso.  “Estos estudiantes merecedores están siendo castigados por decisiones que no han sido tomadas por ellos”, escribió.

Su coideario cubano-americano el Republicano Marco Rubio abandonó su oposición inicial a la ley migratoria de Arizona luego de recibir apoyo financiero y político del Senador de South Carolina el Republicano Jim DeMint y de los grupos Tea Party.  Si Rubio le da la espalda al DREAM Act, difícilmente estará en posición de convertirse en la gran esperanza latina Republicana.

El DREAM Act representa algo tan deseado como el amor maternal y el chocolate caliente. Tacos y salsa.  Los Republicanos ayudaron a redactar esta medida que ya tienen 9 años.  Igual lo hizo el Pentágono, que pone en ella sus expectativas de nuevos reclutas.  Ya hemos invertido en educar a estos jóvenes.  Seguro que los genios de la política sabrán como avergonzar a sus oponentes para que al fin hagan algo obviamente positivo para el país.

© 2010, The Washington Post Writers Grop – Traducción AL DIA NEWS 

PIE:  Lea esta columna en inglés y español en pontealdia.com/aldiacafe

[DESTACADO]

El esfuerzo (por la DREAM Act) a lo mejor fracaza, pero la iniciativa política debe ser arrebatada de la pequeña pero estridente minoría cultural conservadora y nativista que han… convertido a moderados Republicanos…(y) a conservadores Demócratas, en cobardes políticos

 

Hits: 908
0 Comentarios
Su opinión es importante. Escríbala aquí.

Decálogo del comentarista responsable de pontealdia.com

El derecho constitucional nuestro y de nuestros lectores a la libre expresión es irrenunciable. No obstante, son inadmisibles los comentarios que contengan:

1. Lenguaje vulgar, obsceno u ofensivo 6. Retórica de odio
2. Ataques personales 7. Comentarios racistas, sexistas o contra minoría
3. Mensajes que inciten a la violencia 8. Publicidad
4. Textos amenazantes 9. Basura
5. Acusaciones sin fundamento (calumnias) 10. Gritos (SOLO MAYÚSCULAS)

busy