El mundo en guerra

[Sin etiquetar] 
-

¿Había usted escuchado el nombre Rachel Corrie? Yo tampoco. Hoy recibí un extenso correo, fotografías incluidas, sobre  una chica de 23 años, estudiante de la Universidad de Olympia, en Washington, que pertenecía al Movimiento por la Justicia y la Paz. 

La asociación pacifista a que pertenecía había organizado varias iniciativas en ocasión del aniversario del 11 de septiembre en memoria de las víctimas de las Torres Gemelas, y también de la guerra de Afghanistán. Pero ese año Rachel había decidido pasar de la teoría a la acción marchándose a Israel donde se unió al grupo palestino Movimiento Internacional de la Solidaridad, y participaba en acciones pacíficas para bloquear las excavadoras israelíes que intentaban abatir las casas en los territorios palestinos. 

 A sus amigos de Washington escribió: “Abaten las casas aunque haya gente dentro, no tienen respeto por nada y por nadie”. Las fotografías muestran un gigantesco ‘bulldozer’ destruyendo con su enorme pala las casas de los palestinos.

El 15 de marzo 2003 en la frontera de Gaza, Rachel se unió al grupo de jóvenes que intentaban oponerse a las demoliciones. “Rachel estaba sentada en el suelo en la trayectoria del ‘bulldozer’; aunque el conductor la vio, continuó, y le pasó por encima”, declaró Joseph Smith militante pacifista de Estados Unidos. “La excavadora le echó tierra y después la aplastó”, añadió Nicholas Dure, otro compañero. La fotografía muestra a los jóvenes en el proceso de sacarla de la tierra; su rubia y larga cabellera empapada de sangre, todos sus huesos rotos.

Rachel Corrie, norteamericana de 23 años, perdió la vida al defender con su propio cuerpo y sus ideas el derecho de los ciudadanos palestinos de tener un techo y una tierra. Las autoridades israelíes han dado diferentes versiones del suceso desmintiendo la documentación fotográfica y de los testigos. La joven murió a sangre fría de forma bárbara, a pesar de que se interponía de forma pacífica. Rachel y sus compañeros habían denunciado que cada día decenas y decenas de casas eran destruidas en la frontera de Gaza, que los bombardeos dañaron los pozos de agua dulce en los campos de refugiados de Rafah y que los mismos no podían ser reparados por los trabajadores palestinos sin exponerse a las balas israelitas.

 Los detalles de su muerte están rodeados de controversia. El ejército israelí afirmó que la muerte de Corrie se habría producido mientras la IDF realizaba una operación militar, al eliminar arbustos en Rafah para descubrir explosivos y destruir túneles utilizados por terroristas palestinos para el contrabando ilegal de armas procedentes desde Egipto hacia Gaza. 

Otras fuentes afirman que Corrie fue a interferir una operación militar destinada a demoler una casa vacía utilizada para ocultar uno de los túneles utilizados por los militantes palestinos. 

Amnistía Internacional condenó la muerte de Rachel Corrie, exigiendo una investigación independiente sobre los hechos y recordando que “el ejército israelí ha demolido más de 3.000 hogares palestinos en los territorios ocupados, así como extensas áreas de tierra agrícola, propiedades públicas y privadas e infraestructura de acueductos y electricidad en zonas urbanas y rurales. Las demoliciones han matado a muchos civiles palestinos, pero hasta la fecha ninguna investigación cuidadosa ha ocurrido”. 

Las versiones sobre la muerte de Corrie son discutidas ya que responden a intereses diversos. La investigación militar israelí lo consideró un accidente, mientras que algunos testigos presentes en el lugar afirman que fue un acto deliberado. Otros testigos declararon que el conductor habría perdido de vista a Corrie, y otros que no la habría visto en absoluto. Pero una fotografía del hecho dice más que mil palabras.

Aún está en curso el conflicto entre israelíes y palestinos, con muchas víctimas civiles inocentes en ambos países. El negocio de venta de armamento está en auge. El mundo entero está en guerra.

 

Hits: 1152
0 Comentarios
Su opinión es importante. Escríbala aquí.

Decálogo del comentarista responsable de pontealdia.com

El derecho constitucional nuestro y de nuestros lectores a la libre expresión es irrenunciable. No obstante, son inadmisibles los comentarios que contengan:

1. Lenguaje vulgar, obsceno u ofensivo 6. Retórica de odio
2. Ataques personales 7. Comentarios racistas, sexistas o contra minoría
3. Mensajes que inciten a la violencia 8. Publicidad
4. Textos amenazantes 9. Basura
5. Acusaciones sin fundamento (calumnias) 10. Gritos (SOLO MAYÚSCULAS)

busy