La algarabía de las barras bravas de Romney

[Sin etiquetar] 
-

Indiscutible que los candidatos a la presidencia están buscando exposición en los medios de comunicación en español, ahora que la competencia por la Oficina Oval está entrando en la recta final.

El presidente Barack Obama le concedió el honor a la corresponsal de la agencia EFE en la Casa Blanca, María Peña, de dialogar con ella, cuando despegó su campaña durante una visita a Colorado. La cita ocurrió tras el estallido de las protestas en el mundo musulmán contra la absurda película que hace burla del profeta Mahoma.

En esos mismos días, el presentador de Telemundo, José Díaz-Balart, tuvo una entrevista privada con Obama y posteriormente con el aspirante republicano Mitt Romney.

El Gran Encuentro con los Candidatos en Univisión fue el 19 y 20 de septiembre, con la presentación separada del candidato retador el primer día y la del incumbente, que desea la reelección, en el segundo.

Las apariciones en las cadenas en español se dieron después de una agria crítica a la comisión de debates presidenciales, que excluyó en este año a periodistas de las minorías como moderadores de las confrontaciones, que tendrán exposición nacional el 3, 16, y 22 de octubre, desde Denver (Colorado), Hempstead (Nueva York) y Boca Ratón (Florida).

Me dejó lelo la algarabía de los seguidores de Romney en la presentación que realizó en la Universidad de Miami, que se asemejó a la gritería que protagonizan las barras bravas en los estadios de futbol del mundo. El acto no pareció un foro en el que interviene alguien que podría ocupar el cargo más importante de la tierra, sino una conversación aliñada con el eco estridente de una banda de hooligans.

Yo triné por Twitter y recibí la respuesta que desde el inicio del programa se había advertido que la audiencia estaría compuesta por partidarios del aspirante republicano. Me callé en un silencio permeado por la comprensión, aunque en el fondo me quedó la sensación de que algunos de los asistentes habían trasgredido las normas de decoro, urbanidad, modales y buenas maneras en una ocasión solemne.

Hasta Jorge Ramos resultó abucheado por el público por inquirir al candidato sobre temas incómodos y Romney sonrió diciendo que tenía respaldo.

Lo que no supimos los televidentes es que el candidato republicano recibió ese apoyo indigno de los concurrentes a una gallera, porque su campaña amenazó con posponer la presentación si no se admitía a sus simpatizantes para que llenaran los asientos libres en el anfiteatro.

El destape de lo ocurrido lo hizo el sitio de internet BuzzFeed Politics, con la firma de su periodista McKay Coopins, quien también reveló que el encargado de coordinar los foros por parte de la Universidad de Miami, tiene vínculos con la campaña de Romney.

De ahí el espectáculo mentiroso de que Romney cuenta con el respaldo vocinglero de los latinos por la impresión que causó lo difundido por Univisión nacionalmente. La realidad es que Romney solo recibe 21 por ciento de las preferencias y Obama, 74 por ciento, de acuerdo con el sondeo de ImpreMedia y Latino Decisions.

Y eso que los números se contabilizaron antes de que se revelara el video en que Romney insulta al 47 por ciento de los habitantes del país con el calificativo de “dependientes” y “víctimas”, lo que no puede ser interpretado de otra manera que con el adjetivo de mantenidos, que no pagan impuestos.

Entre los mantenidos, según Romney estarían: jubilados, veteranos de las fuerzas armadas y trabajadores que no califican para aportar al fisco por las disposiciones tributarias federales.

Posteriormente, Romney dio a conocer su declaración de impuestos de 2011, que indica que pagó 14 por ciento de las entradas, que es menos que el aporte promedio de 20 por ciento que tributan los ciudadanos regulares. Para completar, Ann, la esposa del candidato  dijo que tenemos que estar agradecidos con que su marido esté buscando la presidencia.

Y se supo que el padre de Romney, George, solicitó welfare en sus años mozos.

 

Hits: 1223
0 Comentarios
Su opinión es importante. Escríbala aquí.

Decálogo del comentarista responsable de pontealdia.com

El derecho constitucional nuestro y de nuestros lectores a la libre expresión es irrenunciable. No obstante, son inadmisibles los comentarios que contengan:

1. Lenguaje vulgar, obsceno u ofensivo 6. Retórica de odio
2. Ataques personales 7. Comentarios racistas, sexistas o contra minoría
3. Mensajes que inciten a la violencia 8. Publicidad
4. Textos amenazantes 9. Basura
5. Acusaciones sin fundamento (calumnias) 10. Gritos (SOLO MAYÚSCULAS)

busy