Presidente de sindicato de ICE despotrica contra la acción diferida

[Sin etiquetar] 
-

En cualquier país del mundo despedirían a un funcionario que se manifiesta públicamente contra las ordenes del ejecutivo, especialmente si el empleado pertenece a de una agencia oficial en la que los burócratas portan armas.

 Sin embargo, en los Estados Unidos del siglo XXI, empleados de las agencias de inmigración pueden decir lo que se les venga en gana, incluso promover que no se sigan directrices presidenciales, o de sus superiores, sin que les pase nada.

Eso es lo que ha estado sucediendo con Chris Crane, presidente del sindicato de empleados del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), quien el pasado jueves 26 de julio se apareció en una conferencia de prensa para despotricar contra la acción diferida otorgada a estudiantes indocumentados por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), que suspenderá la deportación de los soñadores en los próximos dos años.

En el encuentro con los medios, Crane dijo: “durante los últimos tres años y medio hemos estado tratando de trabajar con esta administración, desde el director (John) Morton hasta la secretaria (Janet) Napolitano, quienes no se han reunido con nosotros... hemos estado en la Casa Blanca y hemos tratado de hablar con esos tipos y básicamente ellos no quieren escuchar nuestras preocupaciones. No desean trabajar con nosotros para nada”.

Esa es la posición de Crane, que pretende que el gobierno siga su parecer y se desconozcan las indicaciones del ejecutivo.

¿Desde cuándo los pájaros le tiran a las escopetas?

¿Desde cuándo los superiores de Crane, el director de una agencia federal, la secretaria de un departamento nacional, y la Casa Blanca, tienen que rendirle cuentas sobre una  política ejecutiva a un agente de bajo rango?

Crane se presentó a la conferencia de prensa, que organizó el conocido senador  antiinmigrante Jeff Sessions, opositor intransigente al presidente Obama.

Sessions, quien acusó a la NAACP, la principal organización afroamericana del país de ser un grupo de inspiración comunista y ha bromeado con las razones para no pertenecer al Ku  Klux Klan,  calificó la media del gobierno como una “amnistía”.

En la presentación ante los medios, Crane se presentó junto con George McCubbin,  presidente del sindicato de agentes de la Patrulla Fronteriza (CPB), al que están afiliados 17 mil oficiales.

McCubbin dedicó su exposición a criticar a Napolitano y las cifras que usa el DHS para señalar que la frontera está más segura ahora.

Crane tiene un historial de rebeldía contra las directrices de la administración de Obama.

En 11 de junio de 2010, dio a conocer un voto unánime de desconfianza contra el director de ICE, John Morton, en representación de los 7.600 oficiales y empleados de ICE.

“Es el deseo de nuestro sindicato dentro de ICE y de nuestros empleados de separarnos de las acciones del director Morton”, consignó el documento.

Según Crane, Morton había “abandonado” la misión principal de ICE de aplicar las leyes de inmigración y proteger la seguridad pública.

El 26 de julio de 2011, Crane se presentó ante el Subcomité Judicial de Inmigración de la Cámara de Representantes, diciendo que agentes de ICE habían tomado vacaciones para realizar piquetes de protesta públicos en contra de las políticas ordenadas por sus jefes.

Lo voy a recordar por tercera ocasión: en agosto de 1981, un presidente con agallas,  Ronald Reagan despidió de un plumazo a 11.345 integrantes del sindicato de controladores aéreos, dos días después de que se declararon en huelga.

Lo que ha estado haciendo Crane son actos de insubordinación, que ameritarían una sanción ejemplar.

Pero,  de los funcionarios de ICE se puede esperar cualquier cosa. Hicieron del programa de discreción procesal un fracaso.

Ahora, todos tenemos que permanecer con los ojos abiertos para que no pase igual con la acción diferida.

 

Hits: 1230
0 Comentarios
Su opinión es importante. Escríbala aquí.

Decálogo del comentarista responsable de pontealdia.com

El derecho constitucional nuestro y de nuestros lectores a la libre expresión es irrenunciable. No obstante, son inadmisibles los comentarios que contengan:

1. Lenguaje vulgar, obsceno u ofensivo 6. Retórica de odio
2. Ataques personales 7. Comentarios racistas, sexistas o contra minoría
3. Mensajes que inciten a la violencia 8. Publicidad
4. Textos amenazantes 9. Basura
5. Acusaciones sin fundamento (calumnias) 10. Gritos (SOLO MAYÚSCULAS)

busy