Latino News and Opinion

Continuán las deportaciones, tras siete meses de revisión de casos
Por New York Times News Service   
05:20 | 06/15/12
-

Después de siete meses de una ambiciosa revisión de la administración Obama de todas las deportaciones ante las cortes de inmigración de Estados Unidos, muy pocas de ellas han sido detenidas, decepcionando a los inmigrantes que el Presidente Barack Obama tiene esperanzas de cortejar para su postulación por la reelección.

Bajo la revisión de más de 411,000 casos de deportación, la primera de su tipo, menos de dos por ciento han sido cerrados hasta ahora. Los números quedan debajo de las expectativas que surgieron entre inmigrantes, incluidos muchos hispanos, cuando altos funcionarios de la Administración anunciaron que revisarían listas de casos atrasados en la corte para cerrar aquéllos en los cuales los inmigrantes tuvieran fuertes nexos familiares con este país y nada de antecedentes penales.

Oficiales del Departamento de Seguridad Territorial dicen que la revisión se ha vuelto lenta por demoras burocráticas con revisiones de antecedentes penales de los inmigrantes. Destacaron que muchos miles de más deportaciones podrían ser suspendidas en los meses próximos.

Dirigentes de los inmigrantes y legisladores democráticos dijeron que la revisión estaba titubeando porque la Administración estaba ofreciendo muy poca ayuda a muy pocos inmigrantes que calificaban. Incluso cuando los fiscales cierran sus casos, los inmigrantes quedan en un limbo legal, sin estatus de inmigración o autorización para trabajar.

La revisión de la corte es el esfuerzo de mayor importancia de la Administración por aligerar el impacto sobre comunidades de inmigrantes de una dura aplicación de leyes por parte de Obama, con más de 1.1 millones de personas deportadas en los últimos tres años. El presidente no ha logrado progreso en el Congreso estadounidense con miras a una reorganización que él favorece, enfocada a darles estatus legal a inmigrantes indocumentados. Los electores hispanos podrían ser cruciales para Obama en varios estados en disputa.

La revisión empezó en noviembre. Hasta el 29 de mayo, fiscales de inmigración habían examinado 288,361 casos, con base en nuevas cifras oficiales. A la fecha, se han cerrado 4,403 casos de deportación.

“Es mucho trabajo a cambio de no mucho”, dijo la representante Zoe Lofgren de California, una de las líderes entre los demócratas en la cámara baja en lo concerniente a temas de inmigración.

Oficiales del Departamento de Seguridad Territorial dijeron que la revisión había identificado aproximadamente 20,600 inmigrantes que enfrentaban la deportación y eran elegibles para que sus casos se cerraran, o aproximadamente 9 por ciento. Miles de esos casos han quedado estancados en revisiones de antecedentes, destacaron, aunque muy pocos inmigrantes no han aprobado las revisiones.

Para el final de la revisión este año, dijeron los oficiales, se ofrecerá a cuando menos el mismo número de inmigrantes indocumentados la misma oportunidad de que sus deportaciones sean suspendidas.

“Esta es una tarea masiva”, destacó un oficial del Departamento de Seguridad Territorial, quien no estaba autorizado a hablar en público sobre el programa. “A final de cuentas, vamos a decirles a más de 20,000 personas: ‘No los vamos a deportar’. Eso es muy significativo”.

Líderes y abogados de inmigrantes dijeron que la emoción había subido en junio de 2011, cuando John Morton, el director de la Dependencia de Inmigración y Aduanas, anunció un cambio de estrategia enfocado a centrar las deportaciones en criminales y evitar a inmigrantes indocumentados con historiales limpios. Los oficiales dijeron que la revisión reduciría la carga de casos acumulados, despejando el camino para que los jueces se concentren en la deportación de peligrosos delincuentes.

Pero, debido a que muy pocas deportaciones han sido cerradas bajo la revisión, difícilmente se ha registrado en las comunidades. “La política de discreción de la fiscalía fue recibida con una gran sensación de esperanza”, dijo Angélica Salas, la directora ejecutiva de la coalición para Derechos Humanos de Inmigrantes de Los Ángeles. “Nosotros pensamos que esta era una manera en la que podíamos mantener a nuestras familias unidas. Pero, en este punto, se siente como otro esfuerzo fallido de alivio”.

La revisión ha implicado un enorme esfuerzo de fiscales y jueces. En ocho grandes ciudades hasta ahora, fueron suspendidas todas las audiencias regulares de inmigración por hasta dos semanas para que los fiscales pudieran concentrarse en la revisión. Las normas de Morton para la discreción de la fiscalía favorece a inmigrantes indocumentado que son parientes cercanos de ciudadanos estadounidenses, o que llegaron a este país en su infancia, o que han servido en las fuerzas armadas.

Cuando los casos se cierran, las deportaciones se suspenden pero no son canceladas y los inmigrantes no reciben permisos de trabajo. Muchos han rechazado ofertas de fiscales, optando más bien por pelear en la corte. Si ganan los inmigrantes, podrían convertirse en residentes permanentes legales. Con base en las cifras, 3,998 inmigrantes han rechazado hasta ahora ofertas de fiscales, casi la mitad de los que la recibieron. Muchos inmigrantes creían que tenían firmes argumentos para exponerlos a los jueces, dijeron abogados, y se desmotivaron ante la perspectiva de permanecer en el país sin ser capaces de trabajar legalmente u obtener una licencia de conducir y otros documentos.

“Le hemos estado diciendo a la Administración que no van a obtener buenos resultados, porque la gente no va a aceptar esta oferta”, dijo Gregory Chen, el director de activismo de la Asociación de Abogados Estadounidenses de Inmigración. La Administración ha procedido cautelosamente con la política de discreción de fiscales debido a las fuertes críticas de republicanos, quienes dicen que es una carrera final para evitar al Congreso que recompensa a los inmigrantes indocumentados en una época que muchos estadounidenses enfrentan dificultades para encontrar empleos.

Los resultados de la revisión han variado ampliamente en cortes a los largo de Estados Unidos. En Seattle, los abogados dijeron que la fiscalía había trabajado con abogados para identificar a inmigrantes que calificaran para recibir ayuda y serían deportados si no lo aceptaban.

“Definitivamente tuvo un impacto perceptible aquí”, dijo Matt Adams, el director legal del Proyecto del Noreste por los Derechos de Inmigrantes. “Tenemos que reconocer que ha sido un cambio positivo”.

Pero, en Los Ángeles y Chicago, líderes inmigrantes dijeron que se habían cancelado muy pocas deportaciones. Organizaciones de inmigrantes se han unido a legisladores federales y grupos de iglesias para presionar a oficiales del Departamento de Seguridad Territorial para que ofrezcan alivio a un grupo mayor de inmigrantes. Oficiales de este departamento dijeron que las nuevas cifras revelaban una tendencia que indicaba que muchos menos inmigrantes indocumentados que tienen familias aquí y no tienen antecedentes penales terminarán ante una corte de inmigración en el futuro. 

 

Hits: 705
0 Comentarios
Su opinión es importante. Escríbala aquí.
This content has been locked. You can no longer post any comment.

busy
 

videos

pontealdia.com en facebookpontealdia.com en twitter