Latino News and Opinion

Fe latina del árabe al español
Por Ana Gamboa / Redacción AL DÍA   
06:45 | 06/08/12
-

Según recientes estudios existen alrededor de 200.000 latinos en EE.UU. que han sido convertidos al Islam, lo que desmuestra que los hispanos no solo crecen en números sino también en diversidad religiosa.
 
La comunidad musulmána formó parte del desfile que conmemoró el Día de la Hispanidad en octubre del 2011 en Union City (NJ).

Con los brazos abiertos hacia el Islam

El área de Union City, en Nueva Jersey, cuenta con su propia micro comunidad latina, ahí se pueden encontrar dominicanos, puertorriqueños, cubanos y mexicanos, así como hispanos nacidos en EE.UU. A diferencia de la gran mayoría de latinos, esta comunidad no festeja la navidad y tampoco consume alimentos de puerco. Además acostumbra despertar al amanecer para orar, idealmente, cinco veces al día. 

Se trata de la comunidad hispana musulmána que se concentra en esa área y asiste al centro North Hudson Islamic Educational Center, el cual cuenta con aproximadamente 400 latinos que se congregan para profesar la religión del Islam. 

Éste es uno de los grupos más vibrantes en desarrollo, donde alrededor del 35 por ciento es de origen hispano. Ahí mismo se pueden tomar clases en español del Corán, el texto sagrado del Islam, y hasta celebran el Día del Latino Musulmán.

A pesar que la gran mayoría de hispanos en EE.UU. forman parte de la religión católica, se estima que por lo menos 200.000 latinos se han convertido al Islam.

“Esta fe abarca todo. No solo es una religión, también es un estilo de vida. Me parece que muchos latinos se sienten atraídos hacia la fe musulmána porque es una forma de vida muy constante”, dijo Nahela Alexandra Morales, quien trabaja para el proyecto del Consejo Islámico de Norteamérica “WhyIslam?”, donde asiste a la asamblea nacional e internacional en la distribución de materiales educativos en español.

Desde hace tres años Morales trabaja para esta organización, “Ahora que a fin de mes visité México, llevo material de Why Islam. Acabamos de tener una de las convenciones más grandes en Estados Unidos, en Haverthford CT, nos reunímos entre 25.000 y 35.000 musulmanes de todo tipo de origenes, entonces yo me encargué de desarrollar los programas para latinos y buscó gente experta que venga a dar las charlas, este año”, dijo Morales quien aunque se crío en medio de una familia católica, práctica la religión del Islam desde hace 11 años.

Fue precisamente su proceso de conversión la que la llevó hasta su actual puesto. 

Morales trabajaba como asistente de un médico judío en Nueva Jersey. Según la mexicoamericana, su cambio de religión hizo que perdiera su empleo.

“Hablé con mi jefe para avisarle que mi aspecto cambiaría y que a partir de ese momento comenzaría a usar un velo para cubrir mi pelo, llamado ‘hijab’. Él me respondió que no había problema”, dijo Morales.

Sin embargo, tres días después de haber avisado sobre su nuevo estilo de vida le dijeron que no requerirían más de sus servicios.

“Después de esa primera prueba difícil me prometí a mi misma que nunca me pasaría algo semejante. Lo que siguió fue cambiar todas mis identificaciones oficiales para aparecer con el velo”, contó Morales.

Para entonces, la coordinadora ya estaba integrada en una mezquita y ya había realizado su declaración de fe, llamada ‘shahada’, que es también el primer paso hacia la conversión de la religión musulmána.

“Fue un proceso sencillo. Cuando era católica la Biblia nunca me atrajo y nunca la leí. Comencé a leer el Corán en inglés y lo que tuvo más sentido para mi fue creer en un solo Dios, pues el Islam es una religión monoteísta”, dijo Morales.

La mexicoamericana Nahela Alexandra Morales decidió convertirse al Islam después de leer el Corán y encontrar una nueva fe en su vida. Aquí aparece junto a es esposo de origen marroquí Khalid Essouiri.

Fue en 2001 cuando la mexicoamericana se interesó en el Islam debido a los ataques de las Torres Gemelas en Nueva York. La tragedia puso en entredicho la tolerancia hacia la libertad de religión en el país e impacto negativamente la perspectiva hacia la comunidad islámica.

Curiosamente fue ese protagonismo negativo el que la instó a investigar sobre esta fe.

“Fue así como lo comencé a investigar y me tomó años comprenderlo, aceptarlo y obedecer a un solo Dios, a Allah. El Corán sigue siendo el mismo desde hace más de 1500 años y ha sido memoriza por un sin número de personas desde entonces”, dijo Morales.

Otro de los activistas y líderes latinos musulmánes más reconocidos en EE.UU. es Juan Galván, presidente de la Organización Dawa Latino Americana (LADO) en el estado de Texas.

También de origen mexicoamericano, creció como un católico activo  que asistía regularmente a la iglesia y grupos de estudio  de su religión.

Su vida cambió cuando vio a un hombre descalzo orando con sus rodillas, sus manos y su cabeza tocando el suelo.

Según cuenta Galván en su texto biográfico ‘Un mexicoamericano encuentra a Allah en Texas’, él mismo se presentó al hombre cuando éste termino de orar.

“El hombre me dijo que se llamaba Armando y que era musulmán. Pero pensé en mi interior —que extraño que sea musulmán— no podía serlo porque es hispano ¿cómo podría un latino rezarle a Allah?”, comentó Galván.

Fue ese mismo hombre quien le habló sobre el Islam y le tomaría tres años tener una conversión absoluta hacia esta religión. Desde entonces Galván se dedica a promover el alcance y la educación sobre el Islam. También fue coautor del libro “What’s Old is New Again: Latinos Revert to Islam”, una colección de historias acerca de los viajes personales de la gente a la verdad, acerca de sus luchas, descubrimientos y revelaciones durante este viaje y sobre su fin la búsqueda de su paz en el Islam.

LADO es una organización sin fines de lucro fundada en 1997 en Nueva York por un puñado de conversos al Islam.  Su misión es promover el Islam entre la comunidad latina de EE.UU. y proporcionar educación acerca de la historia y el legado del Islam en España y América Latina, además de ofrecer información gratuita sobre el Islam.

“La conversión ha sido y siempre será una elección personal. La respuesta más común que recibo cuando le pregunto a un hispano por qué él o ella escogió el Islam es ‘Porque es la verdad’. Muchos hispanos tuvieron dificultades con la jerarquía de la iglesia. Por ejemplo, en el Islam no hay una jerarquía de sacerdotes o Papa. Todo el que reza unida delante de Dios es igual”, escribió Galván para la página de LADO.

Moein Khawaja es el director del Council on American-Islamic Relations (CAIR) en Filadelfia, organización dedicada a proteger los derechos civiles de la comunidad musulmána.

Una minoría dentro de una minoría

Fue en octubre del 2010 que sucedió uno de los tantos casos en el que un periodista fue despedido por un comentario inapropiadio o intolerante.

El analista de noticias Juan Williams, quien trabajaba para  National Public Radio (NPR) hizo un comentario que duró 10 segundos y  le costó su empleo.

“Cuando subo a un avión tengo que admitir que me pongo nervioso si me percato que hay pasajeros con un atuendo musulmán, y si creo que se identifican a si mismos como tales, me preocupo”, declaró Williams.

Inmediatamente después el analista desmintió que fuera intolerante y dijo que no todos los musulmánes son terroristas, pero ya era demasiado tarde.

“Desafortunadamente solo el 30 por ciento de estadounidenses son musulmánes, así que el 70 por ciento adquiere su perspectiva sobre qué es el Islam de la televisión y los medios. Son los estereotipos clásicos de la mujer oprimida y el terrorista vengativo del tercer mundo”, dijo Moein Khawaja, director ejecutivo del Council on American-Islamic Relations (CAIR) en Filadelfia.

La organización se encarga de proteger los derechos civiles de la comunidad musulmana, como por ejemplo, conflictos legales, casos de discriminación como despidos injustificados, acoso en escuelas y perfil racial por parte de las autoridades.

Para Khawaja, el principal reto de la comunidad musulmána es la ‘islamofobia’.

“Cualquier comunidad que es minoría enfrenta retos. En nuestro caso es la falta de información y la intolerancia hacia la libertad de religión. Por eso tratamos de informar sobre nuestra fe al resto de los residentes, debemos ayudar a abandonar esos estereotipos negativos y humanizar nuestras creencias”, dijo Kahawaja.

Según Morales, su experiencia de asimiliación como latina musulmána ha sido bastante positiva. Incluso tiene a tres mejores amigas que no profesan la religión del Islam.

“Ellas lo ven como un cambio positivo porque ahora con mi estilo de vida me mantengo alejada de ciertos vicios como el alcohol. También han visitado mi mezquita y hasta asitieron a mi boda”, dijo Morales, quien por otro lado dijo haber recibido a veces miradas extrañas por su  vestimenta.

“Cuando uso el transporte público la gente mira mi ‘abaya’(bata que cubre todo el cuerpo). También hacen comentarios despectivos porque no saben que hablo español”, comentó Morales.

Agregó que la situación para los latinos musulmánes puede ser complicada porque son una minoría dentro de otra minoría. 

“Eres hispano y ahora musulmán, pero lo que nos enseña el Islam es a respetar a la gente. Es muy común el estereotipo de la mujer oprimida, pero en realidad el Islam protege a la mujer, tiene el derecho al voto y a eligir si quiere trabajar”, dijo Morales.

El Corán es el libro sagrado de los musulmánes, tiene 114 capítulos y está escrito en árabe. Hoy en día se puede leer en varios idiomas.

Dos identidades no tan poco comúnes

Aunque la mayor cantidad de católicos en el mundo se concentra en el continente americano, 547 millones (51 por ciento) según cifras del vaticano, la relación entre los hispanos y el Islam no es tan poco común como se cree.

De acuerdo con la organización WhyIslam, cuando América fue descubierto por los españoles en el siglo XV, trajeron esclavos desde el norte y el oeste de África, que fue lo que introdujo el Islam en América Latina en países como Brasil, Venezuela, Colombia y algunas islas del Caribe. 

A finales del siglo XVI, después de la liberación de los esclavos y el regreso de muchos de ellos a estas tierras, junto con la inmigración procedente de la India y Pakistán, las nuevas concentraciones de musulmanes aparecieron.

 También entre los años 1850 y 1860 hubo una inmigración masiva de musulmanes árabes a las tierras americanas. La mayoría procedían de Siria y Líbano, y se quedaron en países como Argentina, Brasil, Venezuela y Colombia. 

Hoy en día, en muchos países de Latinoamerica hay concentraciones de musulmánes que adoptaron el Islam como su nueva fe. Según las estadísticas el número de musulmanes en América Latina es de más de cuatro millones, con 700.000 en Argentina y más de 1,5 millones de personas en Brasil. 

Según Khawaja, en el área de Filadelfia residen alrededor 250.000 personas que práctican la religión musulmána en 45 distintas mezquitas. “Hay un buen estimado del origen étnico de estos practicantes, ya que la  mayoría de las mezquitas en la ciudad están segregadas. Diría que la mitad son afroamericanos, la otra mitad árabes y del sur de Asia y un número muy pequeño es latino”.

Pero a pesar de que en Filadelfia el número aun no se hace notar, el fenomeno que está ocurriendo en el país es que la diversidad religiosa está creciendo.

Respecto a la conversión de hispanos al Islam, Galván dijo que muchos de ellos sienten que el Islam les da una relación más cercana con Dios. 

“La gente de todo el mundo está buscando la verdad y la encuentra en el Islam. Ésta puede ser una religión muy atractiva para muchos estadounidenses”.

 

Hits: 1933
0 Comentarios
Su opinión es importante. Escríbala aquí.
This content has been locked. You can no longer post any comment.

busy
 

videos

pontealdia.com en facebookpontealdia.com en twitter