Latino News and Opinion

Los latinos son más 'gay friendly' de lo que se piensa
Por Arturo Varela / Redacción AL DÍA   
08:50 | 05/18/12
-

El camino hacia la aceptación de la comunidad LGBT entre los hispanos es largo. No así el camino a las elecciones presidenciales. ¿Cuánto pesará el apoyo de Obama al matrimonio gay entre los votantes latinos?


Cuando el Consejo Nacional de La Raza (NCLR) publicó el mes pasado un estudio que mostraba que los latinos en EE.UU. no son tan cerrados respecto a los homosexuales como muchos creen, la noticia pasó desapercibida. Pero luego que el presidente Barack Obama expresó su apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo, la nación se pregunta qué impacto podrían tener sus declaraciones en el creciente electorado hispano camino a las elecciones del 6 de noviembre.

Según el reporte “LGBT Acceptance and Support: The Hispanic Perspective”, de NCLR y Social Science Research Solutions (SSRS), publicado el pasado 12 de abril, los latinos son tan tolerantes hacia los homosexuales, o incluso un poco más que la población general. También son un poco más inclinados a apoyar el matrimonio entre personas del mismo sexo. Y sí, tan asiduos a identificarse como lesbianas, gays, bisexuales o transgénero (LGBT) que cualquier otro grupo.

En una escala del uno al 100, los hispanos le dieron una “calificación” de 60 a su sentir respecto a los homosexuales.

Además, el 54 por ciento de los latinos encuestados por SSRS dijo que apoya el matrimonio entre personas del mismo sexo. Esto en comparación con el 50 por ciento de la población general, según la más reciente encuesta de Gallup publicada el pasado 15 de mayo.

“Hay una percepción errónea en la población general sobre la forma en que los latinos ven los asuntos LGBT, en parte porque los medios promueven la narrativa de que la cultura y los valores de los latinos simplemente son incompatibles”, dijo David Dutwin, vicepresidente de SSRS. “Estas percepciones erróneas se manifiestan una y otra vez en la historia, inclusive si ese sentimiento anti-gay no es representativo de todos los latinos”.

No es de sorprender que conforme la sociedad en EE.UU. avanza en asuntos LGBT y cada vez hay más aceptación hacia lesbianas y homosexuales, los hispanos no son la excepción.

Sin embargo, Dutwin agregó que al igual que la población general, entre los latinos hay grupos que son más intolerantes que otros. Entre ellos los cristianos, los hombres, los republicanos, los inmigrantes recién llegados y los puertorriqueños.

Según el reporte de NCLR, los más religiosos y los menos familiarizados con la cultura estadounidense son quienes tienen una forma menos positiva de ver a la comunidad y asuntos LGBT. 

“Muchos hispanos vienen de países en donde los homosexuales y lesbianas son menos abiertos con su sexualidad, y eso contribuye a que persista cierta incomodidad hacia la comunidad LGBT”, dijo Dutwin. “Pero conforme estos hispanos viven más tiempo en EE.UU. y están más en contacto con homosexuales y lesbianas, son más probables a aceptarlos y a apoyar políticas pro-LGBT, como el matrimonio entre personas del mismo sexo”.

Al respecto, una encuesta del Pew Hispanic Center, publicada en marzo del 2011, evidenció que el 59 por ciento de latinos considera que la homosexualidad debe ser aceptada por la sociedad, en comparación con el 58 por ciento de la población general. 

Según Pew, la actitud de los hispanos hacía los homosexuales también depende de su edad y de la generación a la que pertenecen. 

El 69 por ciento de los jóvenes hispanos de 18 a 29 años dijeron que ser homosexual es aceptable, comparado con tan solo el 41 por ciento de las personas mayores de 65 años de edad.

Entre los latinos de primera generación, el 53 por ciento dijo que la homosexualidad es aceptable, pero la cifra aumentó a 68 por ciento entre los de segunda generación.

Mientras hay quienes argumentan que ser anti-gay es antiamericano, otros argumentan que la aculturación con la vida en EE.UU. implica también una devaluación de valores.

“La exposición hacia la comunidad LGBT es la clave para la tolerancia y la aceptación entre latinos”, concluyó Dutwin.

Eric Rodríguez, vicepresidente de la Oficina de Investigación, Defensa y Legislación de NCLR, dijo que los latinos, al igual que otros estadounidenses, tienen un largo camino respecto a la aceptación de la comunidad LGBT.

“Sin lugar a duda, hay que trabajar con nuestra comunidad para promover la aceptación y tolerancia, pero este reporte es una fuerte indicación de que nos estamos moviendo en la dirección correcta”, agregó.

Obama rompió el silencio


El presidente de EE.UU., Barack Obama, rompió el silencio y expresó por primera vez el pasado 9 de mayo su apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo.

“He concluido que para mi, personalmente, es importante afirmar que creo que las parejas del mismo sexo deberían ser capaces de casarse”, dijo Obama en entrevista con ABC News.

Lo hizo a seis meses de las elecciones y ante la presión suscitada luego de que el vicepresidente Joe Biden dijera unos días antes que se siente “cómodo” con que las parejas del mismo sexo se casen, y que el secretario de Educación, Arne Duncan, diera su respaldo explícito al matrimonio homosexual.

En noviembre pasado, el Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, Shaun Donovan, fue el primer miembro del gabinete de Obama que expresó públicamente su apoyo “absoluto” al matrimonio homosexual.

Durante su campaña electoral en el 2008, Obama dio su apoyo a las uniones civiles entre homosexuales, pero expresó su oposición al matrimonio. A finales de 2010 comentó que su postura sobre el tema “estaba evolucionando”. Y desde entonces no había vuelto a tocar el tema siquiera.

Ya abierta la caja de Pandora, Obama dijo que fueron sus hijas, Malia y Sasha —quienes tienen amigos cuyos padres son del mismo sexo— quienes lo influenciaron.

“No les diría a mis hijas que de alguna manera los padres de sus amigos deberían ser tratados de una manera diferente”, dijo Obama. “Eso no tendría sentido para ellas y francamente, ese fue el tipo de cosa que motivó un cambio de perspectiva”.

Sentimientos encontrados


Las declaraciones de Obama desataron un torrente de reacciones encontradas entre la comunidad hispana.

El alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, tuiteó “estamos con el presidente Obama. El amor no tiene color, no le importa si eres gay o heterosexual. El amor no discrimina”.

Villaraigosa, quien fungirá como presidente de la Convención Nacional Demócrata en septiembre próximo, había instado anteriormente a su partido a apoyar el matrimonio homosexual ya que considera es “una parte básica de quiénes somos”.

La presidenta de NCLR, Janet Murguía, dijo que “se trata de hacer lo correcto y de estar del lado bueno de la historia”.

Agregó que “la aceptación y el apoyo al derecho de casarse para las parejas que se aman son cosas que la mayoría de latinos ahora comparte”.

El astro boricua Ricky Martin, quien fue anfitrión el pasado 14 de mayo de un evento de recaudación de fondos para la campaña de Obama —el cual ya estaba previsto incluso antes de las declaraciones del mandatario respecto al matrimonio gay— tuiteó: “Aplaudo al presidente Obama por afirmar que todos los estadounidenses deberían gozar de la igualdad de derechos”.

Agregó que “Obama ha demostrado una fuerte convicción por aquellos que tienen mayores necesidades, incluso si sus voces no siempre son las que se escuchan más fuerte en Washington”. Y recordó también el papel del presidente en la revocación en julio del 2011 de la política “Don’t Ask, Don’t Tell”, la cual impedía a homosexuales servir abiertamente en las Fuerzas Armadas.

El senador estatal de Nueva York, Ruben Díaz (D-Bronx), dijo que “como demócrata conservador, estoy muy decepcionado del presidente Obama respecto a su anuncio a favor del matrimonio gay”.

Agregó que las declaraciones de Obama no solo podrían lastimar al mandatario en la contienda por la reelección, sino también a su partido.

“Temo que con este pronunciamiento, el presidente ha lastimado las oportunidades de los demócratas de volver a ganar el senado, y que lastimará a muchos candidatos demócratas a través de la nación”, dijo Díaz.

Según Alfonso Aguilar, director de Latino Partnership for Conservative Principles, las declaraciones de Obama “tendrán un impacto negativo para el presidente, particularmente entre los latinos de fe”. 

El reverendo Sam Rodríguez, de la organización National Hispanic Christian Leadership, dijo a Fox News Latino que “esto no se trata de uniones civiles ni de un aparato legal. Se trata de que el gobierno diga que vamos a secuestrar la doctrina religiosa y cambiarla por ustedes”.

Agregó que la iglesia que él representa rechaza la homofobia, pero ve el matrimonio como una institución religiosa. “Somos tanto pro-matrimonio tradicional como anti-homofobia”, dijo Rodriguez.

Solo palabras

El presidente aclaró que sus declaraciones de apoyo al matrimonio homosexual obedecen a una posición personal, y que es el estado el que debe decidir sobre este asunto.

Es por eso que hay quienes consideran que solo se trata de una estrategia para cortejar el voto de la comunidad LGBT sin pretender siquiera ofrecer resultados concretos —no así como lo hizo con la comunidad latina al prometer una reforma migratoria durante su campaña presidencial del 2008.

A ocho meses de que termine su primer mandato, Obama no solo no ha cumplido esta promesa, sino que ha roto récord de deportaciones superando un millón de personas —la mayoría sin antecedentes criminales. 

“El presidente quiere postularse como alguien que va a hacer ciertas promesas a la comunidad LGBT, como lo hizo con la reforma migratoria a los hispanos”, dijo Israel Ortega, portavoz de Heritage libertad.

“¿Ésto significa que Obama va a comenzar a deportar a los gays también?”, tuiteó la organización Café Con Leche Republicans tras las declaraciones de Obama en apoyo al matrimonio homosexual.

“Obama dice que apoya a los latinos y la aprobación de una reforma migratoria, pero ha deportado a más personas que cualquier otro presidente. Dice una cosa y hace otra. Creo que será lo mismo respecto al matrimonio homosexual”, dijo el presidente de dicha organización, Bob Quasius, quien agregó que al final “es un asunto de credibilidad”.

¿qué pesará más? 

Según Ortega, las declaraciones de Obama respecto al matrimonio homosexual no significan gran cosa en términos prácticos. “Sabemos que Obama no puede legalizar el matrimonio homosexual por decreto”.

El reverendo Gabriel Salguero, de National Latino Evangelical Coalition dijo que los latinos no son votantes de un solo asunto.

“Los hispanos evangélicos son ‘swing voters’ por excelencia”, dijo Salguero a Fox News Latino. “Somos conservadores en asuntos sociales, pero progresivos en inmigración, pobreza y vivienda. Así que habrá que ver cuál es el asunto que pese más al final del día”.

Según María Cardona, contribuidora de CNN, mientras es cierto que los latinos son más conservadores, históricamente no basan su voto en estos asuntos. 

“Es por eso que ningún candidato republicano presidencial en la historia ha sido capaz de atraer jamás a la mayoría de votantes latinos”, dijo Carmona.

Por otra parte, una encuesta de Latino Decisions publicada en enero pasado indicó que apenas el 3 por ciento de los votantes hispanos consideran los asuntos sociales —como el matrimonio gay— como su prioridad para evaluar a los candidatos y decidir por quién votar el próximo noviembre.

Solo el tiempo lo dirá.

Las preferencias de Romney


El matrimonio “es por definición una relación entre un hombre y una mujer”, dijo el pasado 10 de mayo el probable candidato presidencial republicano, Mitt Romney, en entrevista con Fox Business Network. 

Agregó que las parejas del mismo sexo sí tienen derecho a “vivir juntos, tener una relación amorosa e incluso adoptar un niño”.

“Pero mi preferencia es que continuemos definiendo el matrimonio como una relación entre un hombre y una mujer”, dijo Romney.

Asesores de su campaña consideraron que la nueva posición de Obama sobre el matrimonio homosexual podría beneficiar a la campaña de Romney.

Días antes se disculpó por una “broma” en la que participó cuando estaba en la secundaria, que consistió en cortarle el pelo a un compañero de clase del que se creía que era homosexual.

“Yo participé en un montón de bromas y travesuras en la escuela y algunas pueden haber ido demasiado lejos, y por eso me disculpo”, dijo Romney en entrevista de radio con Fox News.

El exgobernador de Massachusetts respondió así a un artículo publicado el pasado 10 de mayo por The Washington Post sobre el incidente en el que se vio involucrado en sus años en el prestigioso instituto Cranbrook de Michigan.

Cinco compañeros de clase de Romney relataron el episodio del que fue víctima John Lauber.

“Ciertamente no creo que pensara que él era homosexual. Esa era la cosa más alejada de nuestras mentes en los sesenta, por lo que no fue el caso”, se defendió Romney.

En cuanto a otras burlas y travesuras en la escuela, sostuvo que es algo que se produjo “hace mucho tiempo” e insistió: “Si hay algo que dije que fuera ofensivo para alguien ciertamente lo siento”.

Por otra parte, el mes de mayo para Romney comenzó con la renuncia de su portavoz de política internacional y seguridad nacional, Richard Grenell, un homosexual declarado que había sido recientemente contratado.

“Estamos decepcionados de que Rick haya decidido renunciar de la campaña por motivos personales”, dijo Matt Rhoades, gerente de la campaña de Romney a ABC News.

“Aunque le di la bienvenida al reto de confrontar las fallas del presidente Obama en política internacional y su débil liderazgo a nivel mundial, mi habilidad de hablar claramente y con fuerza sobre estos asuntos ha disminuido en gran medida por la discusión hiper-partisana de asuntos personales que suele venir con una campaña presidencial”, dijo Grenell al Washington Post.

La organización de noticias reportó que Grenell tomó la decisión luego de que sintiera que estaba siendo ignorado  y luego de que activistas de derecha cuestionaran su orientación sexual. Lo que la campaña de Romney negó.

“Hoy aprendimos que en el año 2012, un aspirante republicano a la presidencia no puede tener a un homosexual como portavoz”, tuiteó Teddy Goff, director de la campaña digital de Obama. 

De inmigracion y matrimonios gay 

Seis estados de EE.UU., así como Washington D.C., reconocen el derecho al matrimonio homosexual, aunque este no es reconocido por el gobierno federal para propósitos de inmigración.

Esto debido a que la sección tercera de la ley de Defensa del Matrimonio (DOMA), aprobada durante el mandato de Bill Clinton, define el matrimonio sólo entre hombre y mujer.

Aunque dicha ley fue declarada inconstitucional en febrero del 2011 por la Administración Obama, ésta aún sigue vigente.

Es por eso que para los inmigrantes homosexuales y sus parejas estadounidenses, la legalización del matrimonio gay en Nueva York, Connecticut, Iowa, Massachusetts, Nuevo Hampshire y Vermont, y Washington D.C. representa solo una victoria parcial.

Y es que las parejas homosexuales y binacionales están lejos de obtener los mismos beneficios que las heterosexuales en materia de inmigración. Los estadounidenses que contraen matrimonio con una persona del mismo sexo no puede solicitar la residencia en EE.UU. para su cónyuge.

Ante esta negativa, cinco parejas homosexuales y binacionales, entablaron en abril pasado una demanda en contra del gobierno federal argumentando que DOMA viola sus derechos constitucionales.

La demanda es la tercera de su tipo en materia de inmigración. La primera fue negada; la segunda está pendiente.

Por otra parte, en abril del 2011, los congresistas Luis Gutiérrez (D-IL), Jerrold Nadler (D-NY), Zoe Lofgren (D-CA), John Conyers (D-MI), Tammy Baldwin (D-WI), Jared Polis (D-CO), Mike Honda (D-CA) y Jackie Speier (D-CA) presentaron en el congreso una iniciativa para proveer igualdad de derechos migratorios a las parejas homosexuales. El senador Patrick Leahy (D-VT) lo hizo en la cámara alta.

La iniciativa denominada “Uniting American Families Act” permitiría a los estadounidenses homosexuales solicitar residencia legal para sus parejas permanentes.

“Nuestras leyes de inmigración deben reflejar la realidad y proveer una estructura legal que corresponda a como son realmente los humanos, en vez de tratar de imponer una realidad alterna”, dijo en ese entonces Gutiérrez. “Los seres humanos se mudan de un lugar a otro y de un país a otro y los seres humanos se enamoran. Es nuestra naturaleza. Nuestras leyes deben reconocer la realidad y regularla para que reflejen la diversidad y complejidad de las familias modernas como son”.

El demócrata además instó a la inclusión de esta iniciativa dentro de la reforma migratoria.

¿En dónde es legal?

En Estados Unidos:

» El matrimonio homosexual es legal en los estados de Nueva York, Connecticut, Iowa, Massachusetts, Nuevo Hampshire y Vermont, así como en Washington D.C.

» Delaware, Hawai, Illinois, Nueva Jersey y Rhode Island permiten uniones civiles entre homosexuales. 

» En otros estados como Washington y Maryland, lo serán próximamente.

En Latinoamérica:

» Argentina fue el primer país de América Latina en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, en julio de 2010. 

» El matrimonio gay es legal en Ciudad de México, y el estado de Quintana Roo permite los matrimonios, sin precisar su sexo.

» En Ecuador los gays pueden contraer uniones civiles aunque no pueden adoptar.

» En Brasil se permite la unión civil de gays, aunque estos no cuentan con los mismos derechos que un matrimonio común.

» En Cuba no están legalizadas aún las uniones o matrimonios homosexuales, pero existe un anteproyecto pendiente de la aprobación de la Asamblea Nacional (Parlamento) que contemplaría ese aspecto.

» En Paraguay el matrimonio homosexual no está reglamentado. 

 

Hits: 7092
0 Comentarios
Su opinión es importante. Escríbala aquí.
This content has been locked. You can no longer post any comment.

busy
 

videos

pontealdia.com en facebookpontealdia.com en twitter