Latino News and Opinion

Toledo quiere repetir
Por EFE   
08:10 | 11/12/10
-

Reconocido por haber sentado las bases del actual crecimiento económico del país pero criticado por los muchos escándalos que rodearon su vida personal, el ex presidente Alejandro Toledo presentó esta semana en Lima su candidatura para las elecciones nacionales de 2011.

Conocido popularmente como el “cholo sano y sagrado” y ejemplo de indígena que progresa al estudiar en el extranjero, Toledo fue además uno de los principales actores de la caída del ex presidente Alberto Fujimori (1990-2000), al encabezar la oposición y apoyar las protestas sociales que llenaron el país en las postrimerías del “fujimorato”.

Su participación durante esos episodios le valieron la popularidad política necesaria para ganar en segunda vuelta de las elecciones de 2001 al candidato del Partido Aprista Peruano y actual presidente, Alan García.

Nacido el 28 de marzo de 1946 en la localidad andina de Cabana, en el departamento de Ancash, Toledo es el cuarto de 16 hermanos de una familia humilde que en los años 50 emigró a Chimbote, en la costa norte de Perú.

Luego de haber trabajado durante sus estudios primarios como limpiabotas y vendedor ambulante, Toledo logró en 1966 una beca para cursar estudios de Economía en Estados Unidos en la Universidad de San Francisco, a lo que sumó luego un doctorado en Economía de Recursos Humanos por la Universidad de Standford.

Su carrera política arrancó en 1995 con una postulación a la Presidencia en la que sólo sacó el 3,3 por ciento de los votos, tras lo que volvió a presentarse en las elecciones del año 2000, siendo con el 40 por ciento de los votos el más votado en la primera vuelta.

Sin embargo, no se presentó a la segunda vuelta, aduciendo fraude por parte de Fujimori, y en los meses posteriores se convirtió en uno de los abanderados de la lucha en la calle que propició la caída de éste, encabezando la marcha de “los cuatro suyos”.

En 2001, y tras vencer en segunda vuelta al actual mandatario Alan García, Toledo asumió la Presidencia de Perú, iniciando un proceso de Gobierno en el que protagonizó la reconstrucción política y económica del Estado.

Toledo continuó el apoyo a la Comisión de la Verdad y la Reconciliación iniciada por el Gobierno de transición de Valentín Paniagua, y que buscaba arrojar luz sobre el proceso de guerra no declarada que Sendero Luminoso y el Estado mantuvieron entre 1980 y 2000.

Además, supo rodearse de un buen grupo de asesores, entre los que destacó el economista Pedro Pablo Kuczynski, y que pusieron las bases para el gran desarrollo económico que ha disfrutado Perú en los últimos 10 años.

Criticado y celebrado por igual fue la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, que sentó las bases para los muchos acuerdos comerciales internacionales que Perú ha firmado en los pasados cinco años.

Sin embargo, no todo fueron luces durante su Gobierno, lo que le llevó a terminar el mismo con un bajísimo índice de popularidad ocasionado por los múltiples escándalos en los que estuvo involucrado.

Símbolo de este perfil de juerguista fue el llamado “avión parrandero”, donde el presidente supuestamente celebraba concurridas fiestas en las que no faltaban el alcohol y las drogas.

Esta imagen, más la aparición de una hija no reconocida, que Toledo terminó aceptando, hicieron que la opinión pública fuera poco a poco dándole la espalda.

La controvertida personalidad de su mujer, la antropóloga belga Eliane Karp, y con la que tienen una hija en común, Chantal, también le hizo restar puntos en su popularidad.

Con el anuncio realizado de su postulación a las elecciones de 2011, Toledo regresa al ruedo político como una candidatura de centro que busca recoger los favores de los peruanos, y que según las encuestas ya alcanza el 16 por ciento de intención de voto.

 

Hits: 8880
0 Comentarios
Su opinión es importante. Escríbala aquí.
This content has been locked. You can no longer post any comment.

busy
 

videos

pontealdia.com en facebookpontealdia.com en twitter