Latino News and Opinion

Con ayuda a exconvictos, construyen comunidad
Por Arturo Varela / Redacción AL DÍA   
08:29 | 08/03/12
-

“Nuestro objetivo es darle una segunda oportunidad a exconvictos, hombres y mujeres, sin importar su cultura o nacionalidad, o si viven en South Philly o North Philly, porque estamos construyendo una comunidad”, dijo Janet Chaney, directora del programa de reintegración de ex convictos de Connection Training Services (CTS), organización que el pasado primero de agosto fue anfitriona de un evento para agradecer a las compañías que han creído en su trabajo y han ofrecido empleo a los graduados de dicho programa.

Y es que según Chaney, el empleo es precisamente la clave para rehabilitar a los ex convictos a la sociedad, pero conseguirlo es en lo que más batallan.

La organización, cuyo objetivo es ayudar a las comunidades en desventaja económica a ser autosuficientes, fue fundada en 1992.

Desde entonces, y a través de su programa de reintegración de exconvictos, ha servido cada año, a unas 200 personas que regresan a casa tras salir de prisión.

Los participantes, que han cumplido su sentencia por tanto por crímenes violentos y no violentos, provienen de cárceles locales, estatales o federales en Filadelfia y condados aledaños.

La estrategia es proveer entrenamiento vocacional en diversas áreas, y desarrollar las aptitudes necesarias para obtener un empleo.

El objetivo, que el 60 por ciento de los graduados logre obtener un empleo y lo mantenga por un periodo de un año posterior a su graduación —requisito del Departamento de Trabajo de EE.UU. para seguir otorgando fondos al programa.

En lo que va del año, la organización ya ha superado su meta y le ha ofrecido una nueva oportunidad a unos 250 participantes, de los cuales una quinta parte es de origen hispano. De ellos, unas 150 personas han obtenido empleo.

Solo el tiempo dirá cuántos de ellos se mantendrán enfocados en el trabajo y cuántos reincidirán en el crimen —el índice de reincidencia es entre exconvictos que no forman parte del programa es del 47.5 por ciento.

Entre los participantes está Alberto Aponte, de 55 años de edad, quien cumplió una sentencia de tres años en prisión por vender drogas y quien fue liberado en septiembre pasado.  

Al preguntarle si se siente seguro de poder mantenerse alejado de la venta de drogas, actividad que hacía desde los 17 años de edad, Aponte respondió:

“Con la edad que tengo y con lo que me enseñaron aquí yo no vuelvo a las drogas. Entrar a la cárcel me abrió la mente. Cuando las puertas cerraron yo pensé que tenía que cambiar mi vida y hacer el bien”.

Aponte, quien por el momento obtuvo un trabajo temporal en un festival de música, envió un mensaje a los jóvenes de la ciudad, particularmente a los varones latinos —cuyo índice de graduación en el Distrito Escolar de Filadelfia es del 50 por ciento, y la mitad de aquellos jóvenes en edades entre 18 y 24 años están bajo el control del sistema de justicia criminal.

“Muchos de los jóvenes quieren vender drogas, pero lo único que viene con eso es la cárcel y la muerte”, dijo Aponte. “Lo que los jóvenes latinos necesitan es pensar en hacer el bien y aprender a buscar trabajo”.

 

Hits: 1009
0 Comentarios
Su opinión es importante. Escríbala aquí.
This content has been locked. You can no longer post any comment.

busy
 

videos

pontealdia.com en facebookpontealdia.com en twitter