Latino News and Opinion

“Un inmigrante se vé como...como tu abuela”
Por Adriana Arvizo / Redacción AL DÍA   
08:41 | 02/10/11
-

Después de mucho trabajar en educar a comunidades inmigrantes acerca de sus derechos, Emma Cleveland, organizadora comunitaria en la Union Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) se dio cuenta que la clase media blanca es la que más necesita educación con respecto a los derechos de los inmigrantes y el debate migratorio.

Cleveland, de 26 años, trabaja en el Valle Lehigh, que incluye zonas de Pensilvania como Allentown, Bethlehem y Hazleton, este último, un pueblo que se ha dado a conocer a nivel nacional por tensiones raciales entre nuevos inmigrantes hispanos y la comunidad blanca.

“Creo que los estadounidenses son personas muy generosas, abiertas y dispuestas a aceptar la inmigración cuando es a un nivel personal, sin embargo, cuando se trata de un todo, el concepto se vuelve político y las personas no son capaces de relacionarse con la problemática”, dijo Cleveland cuyo padre es inmigrante inglés y su madre de ascendencia alemana e italiana.

Es por eso, que ella, junto con otros seis académicos y activistas comunitarios, organizaron la exhibición ‘Bienvenido vecino’, una colección de fotografías y relatos orales que buscan ponerle un rostro humano al debate migratorio.

La exhibición, que fue estrenada el pasado 8 de febrero en la Universidad Moravian en Bethlehem (PA), incluye las historias de 25 inmigrantes de diferentes edades y nacionalidades con un común denominador: Todos son convergen en el Valle Lehigh.

Con pósters gigantes, que muestran los rostros de los entrevistados y citas de anécdotas que solo experimenta un inmigrante, la exhibición busca romper con los estereotipo de los inmigrantes.

El proyecto, según relata Cleveland, comenzó hace alrededor de ocho meses cuando su jefe en ACLU le mostró un proyecto similar de fotografía de personas transexuales.

“El proyecto decía ‘así es como se ve un transexual‘ y buscaba romper con el estigma de las personas que cambiaron de sexo. La inmigración obviamente es diferente, pero también tiene el estigma. Sobre todo ahora con leyes como la de Arizona que sugieren que ‘uno sabe como se ve un inmigrante”, dijo Cleveland.  “¿Crees que sabes cómo se ve un inmigrante? Pues un inmigrante se ve como tu abuela, como tu vecino, como el que atiende la tienda en la esquina.. se puede ver como cualquiera”.

Cleveland reunió entonces a este grupo de voluntarios entre ellos, al fotógrafo mexicano y recién emigrado al Valle Lehigh, Marco Calderón, quien realizó todo el trabajo de fotografía.

“Me siento muy satisfecho con la causa y el resultado de este proyecto porque en ellos veo mi propia experiencia reflejada”, dijo Calderón quien es originario de Toluca en el estado de México.

Calderón, de 31 años,  se mudó a Allentown procedente de México siguiendo a su esposa quien obtuvo un trabajo en Estados Unidos.

“No es que no me sienta a gusto en este país, pero creo que todavía no completo al cien por ciento mi proceso de adaptación”, dijo Calderón quien asegura lo más difícil de emigrar ha sido la barrera del idioma.

Calderón no puede decir que ha sufrido algún tipo de discriminación, pero sí un trato diferente por ser inmigrante.

“Por ejemplo, al tratar de ordenar en una tienda equipo fotográfico y batallar con el idioma y luego la otra persona no tiene paciencia aunque pueda notar que eres inmigrante”, relató Calderón.  

Al recién llegar a Estados Unidos, Calderón, graduado de Comunicaciones y quien en el norte de México trabajaba en proyectos de fotografía en comunidades indígenas segregadas no obtuvo empleo de inmediato pues aún se sentía inseguro con el idioma inglés, entonces contactó organizaciones filantrópicas para ofrecer sus servicios de voluntario.

Uno de los relatos que más conmovió al mexicano fue el de Adamas, un inmigrante de Costa de Marfil.

“Le preguntamos cómo recordaba su último día en África, y contestó que como el día más triste de su vida porque fue el último día que vio a su madre. Yo soy muy apegado a mi familia, mi madre se quedó en México y aunque se que relativamente estoy cerca, me movió mucho escucharlo”, dijo Calderón.

Pero no todas las anécdotas entristecieron al mexicano, por el contrario, la historia de su paisana Leonarda, quien emigró con su esposo a California y dos años después obtuvo su ciudadanía estadounidense en la Amnistía de 1986  lo motivó.   

“Todos los día vemos historias de deportados, y escuchar la historia de esta señora que llegó sin documentos pero ahora tiene su ciudadanía da esperanzas”, dijo Calderón.

Una de las participantes, María Tuburcio, originaria de la República Dominicana, relató en su entrevista que la comunidad hispana en el Valle Lehigh, al que llegó hace 18 años, ha cambiado drásticamente en las últimas décadas.

“Antes era imposible encontrar comida de tu país o productos hispanos. Había que ir hasta Nueva York y ahora hay de todo”, dijo Tiburcio.

Al preguntarle a la dominicana qué cambiaría de la comunidad hispana, respondió que le gustaría que los inmigrantes hispanos se prepararan más.

“Muchas personas vienen aquí y no se educan, no se preparan para poder echar pa’lante, como por ejemplo, el inglés, cualquier habilidad que puedan aprender, por ejemplo, yo cuando llegué tuve que esforzarme, sacar la licencia de conducir, fui a la escuela, me preparé y saque una carrera en computación y desde ahí he tenido buenos trabajos”, dijo Tiburcio.

Al final, ninguna anécdota fue diferente, dijo Cleveland.

“Alrededor de cinco de las 25 entrevistas fueron a hispanos, las demás las conseguimos en mezquitas o iglesias, con personas que emigraron hace 40 años”, dijo Cleveland. “Sin embargo, sin importar los entornos, todas las historias son similares, entre ellos mismos y similar a las historias de nuestros padres. ‘Mi hermano vivía aquí, o, no había mucho trabajo en mi país de origen o sufría de discriminación en mi país’, no importa de donde seas, todos llegamos por las mismas razones”.

El equipo 

El grupo de voluntarios que creó la exhibición ‘Bienvenido Vecino’ es tan diverso como los entrevistados en la exhibición.

Peter Crownfield es miembro de Comunidades Sustentables del Valle Lehigh, que aunque se especializa en problemáticas de ecología también lucha por la justicia social.

Sandra Aguilar, originaria de la Ciudad de México, y quien dicta clases de Historia Latinoamericana en la Universidad Moravian.

Hugo Cerón, otro mexicano que vivió y obtuvo su licenciatura en sociología en Gran Bretaña, donde convivió y aprendió de toda una gama de inmigrantes. Cerón es profesor de sociología en la Universidad Moravian.

Karen Samuels, una historiadora local que desde el 2007 ha escrito la columna de historia local “Esta semana en la historia de Bethlehem”.

‘Bienvenido Vecino’

La muestra estará dos semanas en el edificio Haupert de la Universidad Moravian.  A partir del 10 de marzo estará en la Biblioteca Pública de Allentown y a partir del 7 de abril en el museo Sigal, en Easton (PA).  

Para más información visite http://collectivememoryproject.wordpress.com/ o contacte a Cleveland en: ecleveland@aclupa.org.

 

Hits: 1614
0 Comentarios
Su opinión es importante. Escríbala aquí.
This content has been locked. You can no longer post any comment.

busy
 

videos

pontealdia.com en facebookpontealdia.com en twitter