Latino News and Opinion

Un mural que emigró del norte de México al sur de Filadelfia
Por Arturo Varela / Redacción AL DÍA   
14:25 | 08/16/12
-

Un mural en construcción en las calles 6 y Dickinson sirve como puente entre jóvenes inmigrantes en ‘SouthPhilly’ y en el estado mexicano de Chihuahua.


“Un mural no va a solucionar todos los problemas, pero si es una forma de unir a las personas, de darle fuerza a la comunidad, y de iniciar una conversación”, dijo Michelle Angela Ortiz, creadora y directora de “Aquí y Allá”, proyecto que explora, a través del arte mural, el impacto de la inmigración en la vida de jóvenes inmigrantes en el sur de Filadelfia en conexión con jóvenes en el estado mexicano de Chihuahua.

Al otro lado de la frontera, cuatro artistas del Colectivo Rezizte, en la fronteriza Ciudad Juárez, y del Colectivo Madroño, en Chihuahua (200 millas al sur), trabajaron en el proyecto antes de embarcarse en un viaje a Filadelfia. 

A la ciudad del amor fraternal, trajeron consigo paneles pintados en lienzo por jóvenes en sus comunidades —que han sido plagadas por la violencia y sirven de foco de migración interna en México y “de paso” para quienes aspiran cruzar “al otro lado”, aunque muchos acaben quedándose ahí por años. 

Desde el pasado primero de agosto, y hasta el 19 del mismo mes, David Flores, Juan Carlos Reyes, Oscar Gallegos y Antonio Leal —todos ellos artistas multidisciplinarios que buscan generar una nueva escuela de muralismo mexicano— trabajan en colaboración con Ortiz, con jóvenes en “South Philly”.

El propósito es unir las voces de ambos grupos de jóvenes, los que están en Juárez y Chihuahua, y los que están en Filadelfia, en un mural en las calles 6 y Dickinson.

“Quiero proveer a la juventud aquí y allá la oportunidad de crear conciencia sobre las condiciones sociales que existen en su comunidad”, dijo Ortiz. “Que descubran que no están solos y que hay otros que también sufren del impacto de la inmigración y la violencia debido a la falta de recursos y a la intolerancia étnica y racial”. 

Y es que según Ortiz, tanto en el norte de México, como en el sur de Filadelfia, esa discriminación se dirige particularmente a aquellos con rasgos indígenas —como algunos de los rostros que se apreciarán en el mural en el que trabaja. 

Agregó que “en Ciudad Juárez y Chihuahua los jóvenes migrantes viven el miedo a la violencia, y en Filadelfia el miedo a ser reconocidos como indocumentados y a ser deportados”.

Para Gallegos, “pintar un mural y dejar un mensaje positivo por muchas personas que no tienen voz en un país donde la migración es parte tan importante de su historia, aunque algunos no lo quieran ver, es una experiencia increíble”.

Para Reyes, su participación en el proyecto ha sido “bastante buena, aunque hemos compartido experiencias dolorosas”. 

Por ejemplo, la historia de Diana, de 17 años, una de las chicas que sirvió de modelo para el mural y cuyo padre fue deportado hace un año. 

O la de Fredy, de 18 años, quien nunca más volvió a ver a su ahora fallecida abuela, con quien se crió en México, luego de que fue traído sin documentos por su madre a Estados Unidos hace ya siete años.

Para Flores, son precisamente las historias de los jóvenes y su participación lo que le da mayor fuerza a este proyecto de arte público como un proceso comunitario y al mural una profundidad “que va más allá de una imagen bonita”. 

Por su parte, Leal ha encontrado una motivación para traspasar barreras, tanto en su país como en otras partes del mundo, “para decir a través del arte algo que mucha gente quiere decir y que aun así no son escuchados”.

 

Hits: 2701
1 Comentarios
Votos: +1
hola
Escrito por monita , agosto 20, 2012
Hola yo tengo toda mi. Familia en usa y yo estoy aqui en Mexico y la verdad que es vien feo estar lejos dela familia
Reportar abuso
Su opinión es importante. Escríbala aquí.
This content has been locked. You can no longer post any comment.

busy
 

videos

pontealdia.com en facebookpontealdia.com en twitter